Autobronceador, el aliado perfecto para lucir moreno esta temporada

Con la llegada de los primeros rayos de sol comienza una carrera contrarreloj para conseguir el bronceado perfecto. Y esta temporada, sobre todo, acusamos además la falta de vitamina D debido al confinamiento. Algunos de los influencers y famosos más destacados ya lucen morenos de infarto en sus redes sociales, por lo que el efecto llamada a conseguir una piel más bronceada se ha acrecentado por la situación excepcional en la que vivimos. Por eso, los que tienen el privilegio de contar con terrazas, patios y jardines privados en sus viviendas han podido aprovechar los pocos rayos de sol que el tiempo nos ha dejado para ponerse manos a la obra e ir preparando su aspecto de cara al final de la cuarentena. Los que no disponen de ellos tienen que lanzarse a la búsqueda de alternativas, como la del autobronceado.

“Hemos observado un aumento de interés por el bronceado en meses en los que no se suele hablar de este tema, ya que normalmente el interés por la piel morena y la exposición solar suele producirse en junio, pero este año se ha adelantado a la época de marzo-abril, por el confinamiento”, asegura la Doctora Ana Molida, experta en dermatología.

“Además, desde que tener la piel bronceada se puso de moda en 1920, cuando Coco Chanel la popularizó al volver morena de sus vacaciones de verano, esta moda sigue considerándose un atributo de la belleza y cuesta cambiar esta mentalidad. De hecho, los Dermatólogos tenemos una cruzada intentando hacer entender a la gente que lo más atractivo es el color natural de nuestra piel, con el que venimos de serie. A una persona de ojos muy claros y pelo rubio no le pega una piel morena, ni es saludable”, cuenta Molina.

¿Qué implica la exposición al sol?

Es indispensable ser consciente de los problemas que puede conllevar la exposición prolongada a las radiaciones solares, que se resumen principalmente en tres: fotoenvejecimiento, cáncer de piel y alergias.

“El sol el principal factor relacionado con el envejecimiento de nuestra piel. Se cree que hasta el 70% de los casos está relacionado con la exposición solar. Además, tiene un efecto inmunosupresor en la piel y una relación directa con el desarrollo de cáncer de piel tipo melanoma y no melanoma. En este caso, la relación más directa es con las quemaduras en la infancia, ya que la piel tiene memoria. De igual modo, el sol está implicado en el desarrollo de enfermedades fotosensibles y fotoalérgicas, como dermatitis de contacto, lupus y un largo etcétera. También hay enfermedades como acné o rosácea que empeoran con la exposición solar”, ha explicado la Doctora Molina a BelAir.

Recomendaciones para antes y después de tomar el sol

Pero si a sabiendas de todo lo que implica exponer la piel a los rayos del sol sigues sintiendo unas irrefrenables ganas de broncearte, ¿qué es lo que deberías hacer antes y después de tomar el sol? Toma nota de estas recomendaciones de la Doctora Ana Molina: “Antes de tomar el sol lo ideal es aplicar un fotoprotector de amplio espectro, es decir, que aporte protección frente a radiación ultravioleta A, ultravioleta B, infrarrojos y luz visible. Se recomienda siempre utilizar fotoprotectores de SPF 50+ aproximadamente 10-15 minutos antes de la exposición solar y renovar cada 2 horas. Al volver a casa es importante realizar una buena limpieza para retirar los restos de fotoprotector solar que hayan quedado en la piel, junto con la polución, etc. y aplicar una buena crema hidratante rica en antioxidantes que ayudarán a reparar el estrés oxidativo y la inflamación inducida por la radiación solar en la piel”.

¿Qué productos utilizar?

En esta línea, cada vez hay más gamas de productos solares en el mercado. Pero, entonces, ¿qué hay que tener en cuenta a la hora de elegir el producto qué necesitamos? “En los últimos años, el mercado de los fotoprotectores ha vivido un amplio desarrollo en cuanto a galénica (texturas) y esto ha creado confusión. En general, la elección de la textura dependerá de la actividad que vayamos a realizar”.

Para los niños: “se recomienda usar fotoprotectores en crema, de esos que te dejan blanco, porque tienen mayor componente de filtros minerales que, además de absorberse menos en la piel de los niños, nos ayudan a saber dónde lo estamos aplicando”.

Para adultos que practiquen deportes al aire libre: “existen fotoprotectores con texturas ultraligeras que están formulados en agua y, además, no aportan sensación de grasa. Aunque hay que aclarar que este tipo de texturas no son las ideales para deportes acuáticos. En estos casos, lo ideal es aplicar fotoprotectores en barra, que son mucho más grasos, tipo pasta, pero aguantan mucho mejor en la piel”.

En lo que respecta a fotoprotectores enfocados a mujeres: «han proliferado mucho los fotoprotectores faciales con color, que prometen ser una estrategia muy inteligente para tener todo en un solo paso, es decir, hidratación, fotoprotección y maquillaje todo en uno, por eso se les llamó “fotomaquillajes”. Pero, por desgracia, ya se ha demostrado que cuando aplicamos este tipo de productos en la piel, inconscientemente aplicamos mucho menos de la cantidad recomendada, ya que, al llevar color, no nos queremos ver tan maquilladas. Por eso, ahora se recomienda usar un fotoprotector sin color en la cantidad recomendada, 2 mg/cm2 y luego, si queremos, podemos usar este tipo de fotomaquillajes encima. Además, recientemente se ha añadido el término fotocorrector, que son fotoprotectores con color a los que se les añade principios activos depigmentantes, como ácido azeláico, ácido tranexámico, etc., de forma que, a la vez que nos protegen y dan color, nos van ayudando a eliminar las alteraciones del tono de la piel o las pequeñas manchas que podamos tener», ha explicado la doctora.

Autobronceadores: ¿sí o no?

Ante la no disposición de terrazas, patios, jardines privados u otros espacios al aire libre, muchas personas hacen uso de productos autobronceadores para ponerse morenas en casa. Pero ¿son adecuados? “Estos productos son excelentes y su aumento de popularidad es una buena noticia. Aunque la piel morena siga de moda, ha cambiado la forma en la que queremos conseguir esos resultados. Antes lo hacíamos metiéndonos en una cabina de bronceado y ahora la gente lo intenta obtener mediante estrategias más saludables, como los autobronceadores”, señala la doctora Molina.

View this post on Instagram

HEMOS GANADO UNA BATALLA, PERO HEMOS PERDIDO LA GUERRA (de momento 💪). Los Dermatólogos tenemos un "guerra" pendiente: acabar con la moda de la piel morena💡. Desde que Coco Chanel la puso de moda en los años 20, la piel bronceada sigue siendo un atributo de belleza. Y así lo demuestra Google Trends, donde la curva de interés por el bronceado va en aumento desde 2004. Está claro, EL MORENO SIGUE ESTANDO DE MODA 😞. . Pero la guerra se gana a base de batallas, y hay una que sí estamos ganando, ya que como veis en el segundo dibujo, el interés por las cabinas de bronceado va en descenso, mientras que la curva del autobronceador aumenta imparable 🙌. Así que, aunque la piel morena siga de moda, al menos tratamos de conseguirlo mediante estrategias más saludables 😀. . Y es que los autobronceadores son el mejor invento del mundo, ya sea en crema, spray, toallitas, etc, consiguen su efecto mediante la dihidroxiacetona, una molécula que oxida las proteínas de la superficie de la piel haciendo que se vean más oscuras, con un efecto similar al maquillaje, pero sin dejar todo pringado. Un truco infalible es mezclarlos con un poco de crema hidratante y así obtener un resultado más uniforme 💡. . Todo son ventajas, aunque hay que recordar que NO estimulan la producción de melanina y tampoco protegen del sol (su SPF es alrededor de 3), por lo que tendremos que seguir usando fotoprotección. Pero sí, LOS AUTOBRONCEADORES ESTÁN DE MODA Y ESO HAY QUE GRITARLO A LOS 4 VIENTOS 🎺 🎊. #pielsana #fotoproteccion #sol #cabinabronceado #pielmorena #bronceado #autobronceador #dihidroxiacetona

A post shared by Ana Molina-Dermatóloga (@dr.anamolina) on

“Se trata de productos que llevan una sustancia que se llama dihidroxiacetona, que oxida las proteínas de la capa más superficial de la piel, de forma que se ven más oscuras. Esto hace que nuestra piel adopte un color bronceado muy parecido al que sucede cuando producimos melanina por efecto del sol, pero sin dañar nuestra piel. Eso sí, es importante recordar que, a diferencia de la melanina que sí nos protege del sol y es nuestra fotoprotección intrínseca, el color marrón que dan los autobronceadores no nos aporta ningún tipo de protección. Estos produtos se pueden usar en cara y cuerpo y un truco infalible es mezclarlos con un poco de crema hidratante para obtener un efecto más progresivo y uniforme”, explica Molina.

¿Qué productos de autobronceado recomiendan los expertos?

“En general recomiendo los productos en crema porque son más fáciles de aplicar de forma uniforme y se pueden mezclar con otras cremas hidratantes para suavizar su efecto y prolongarlo en el tiempo. En las farmacias se puede comprar el autobronceador de Avene y usarlo en cara y cuerpo, pero también están muy bien el de Clarins, St Moritz, etc.”, concluye la Doctora Ana Molina.

Judith Hernández

Culo inquieto de nacimiento que pretende dejar huella allá donde va ¡pisando fuerte! Mis estándares son altos y mi altura como la de un hobbit. Dicen que parezco mayor, aunque me siguen pidiendo el DNI hasta en la Tierra Media. Con esencia gamberra, sobrevivo porque el fuego de mi interior quema más que el propio infierno. Apasionada por el mundo de la comunicación y coleccionista de las imágenes que capturo.