Diez plantas de exterior resistentes al sol y al calor: da vida y color a tu jardín este verano

Rocío Rodríguez

¿Eres de las que no quieren tener plantas por temor a que te duren un asalto? ¿No sabes qué plantas y flores elegir para tener una terraza o un jardín lleno de vida y color? ¿Realmente hay alguna especie que aguante el calor extremo o la exposición continua al sol? En BelAir queremos responder a todas estas preguntas, para que puedas poner el exterior de tu casa a punto de cara a este verano sin temor a que no aguanten nuestras temperaturas. Aquí tienes diez plantas de exterior preciosas y resistentes al sol 👇 👇

Planta de exterior resistente al sol: canna indica o achira

Amarillas, rojas, blancas, de varios colores… Las cannas darán colorido a nuestra terraza o jardín y su carácter tropical nos permitirá disfrutarlas en todo su esplendor. Originarias de Centroamérica, es una planta de exterior resistente al sol y al calor, aunque es preferible tenerlas protegidas del viento fuerte. Pueden llegar hasta los tres metros de altura y florecen en verano y la mitad de otoño. A partir de ahí, y en zonas donde haya heladas y frío por debajo de los -3º, es recomendable extraer los rizomas del suelo, limpiarlos y guardarlos en un lugar seco y oscuro, enterrados en turba entre 5 y 10º hasta el momento de volver a plantarlos. O bien protegerlos in situ con una cubierta de paja. Además, es poco exigente en cuanto al terreno. La achira requiere un riego frecuente y abundante, sobre todo en verano.

Planta de exterior resistente al sol: hibiscus o hibisco

Bonita, resistente y ¡medicinal! El hibiscus o hibisco lo tiene todo. Esta planta de hoja perenne tiene decenas de especies diferentes, provenientes de algunas regiones de Asia, Hawái, Siria… y es la aliada perfecta de los jardines gracias a su gran cantidad y variedad de flores de diversos colores. Muy popular también en países de Latinoamérica, cada vez tiene más presencia en las terrazas y jardines españoles. Como planta de exterior resistente al sol, requiere mucha luz, incluso el sol directo de la mañana (es recomendable mantenerla alejada de la incidencia directa del sol de mediodía), pero no soporta las heladas fuertes y prolongadas, por lo que hay que protegerlo en invierno, también de las corrientes de frío. Respecto al suelo, lo importante es evitar que se seque el sustrato, sobre todo en verano, pero evitar que se encharque. Y su poda es recomendable hacerla al comienzo de la primavera para que produzca más flores.

Como curiosidades, su flor solo vive 24 horas, pertenece a la misma familia de la flor de algodón y el cacao y en Tahití las mujeres se colocan su flor roja detrás de la oreja para insinuar que desean comenzar una relación. Además, es zonas de Asia y Latinoamérica es muy común tomar en infusión su flor para combatir la sed y el calor, pero también la fatiga, malas digestiones, sirve para combatir varices y hemorroides y es diurética y depurativa. ¿Qué más se puede pedir?

Planta de exterior resistente al sol: clavel

A priori, quizá no pensaríamos en ella para nuestros jardines, sobre todo ahora que se llevan más las plantas tropicales, pero cuando acabes de leer esta reseña tu opinión cambiará: es una de las más agradecidas y su flor es perfumada y una de las más populares y coloridas. Originaria de la cuenca mediterránea, el clavel requiere muy poco mantenimiento: es perenne y es una planta de exterior resistente al sol directo de verano (su temperatura óptima son los 24º). Eso sí, requiere riego constante en las épocas de más calor, un sustrato húmero, pero sin encharcamientos. Además, el clavel no aguanta por debajo de los 0º, por lo que hay que protegerlo en invierno. Como consejo, es recomendable cortar sus flores ya marchitas para que en el futuro produzca más cantidad.

Planta de exterior resistente al sol: rosal

Sus flores son aromáticas, coloridas, delicadas… Por lo que podría decirse que es la planta de exterior resistente al sol más apreciada. Con decenas de variedades, el rosal es resistente al sol y al calor y su floración es constante de primavera a otoño en las zonas más cálidas. Durante la época de floración requiere agua abundante, aunque hay que tener cuidado de no mojar las hojas ni las flores. Podar las rosas marchitas ayudará a estimular la floración. Requiere riego abundante en verano, aunque sin encharcar.

Planta de exterior resistente al sol: lavanda

Planta de exterior resistente al sol lavanda

Vamos ahora con una planta aromática que llenará de color nuestras terrazas y jardines gracias a sus tonos azulados y violetas. Además, tiene un perfume que nos encanta y que ayuda a repeler polillas, pulgas, moscas y mosquitos. Es muy fácil de cuidar y muy agradecida con casi cualquier temperatura. Y es que la lavanda requiere de mucho sol, que la reguemos un par de veces por semana en verano (no deben tener las raíces húmedas) y estar bien drenada, sobre todo si se encuentra cultivada en maceta.

Planta de exterior resistente al sol: dalia

Una planta de exterior resistente al sol originaria de México, que cuenta con una gran variedad y colores de espectaculares flores, lo que la hace ser considerada como la “diva” de la horticultura. De hecho, sus flores son tan hermosas que los aztecas la empleaban para decorar sus fiestas. Requiere de exposición al sol y riego abundante en verano, aunque hay que tener en cuenta que en climas muy calurosos su floración se detiene, aunque vuelve a activarse en otoño. Y es necesario que la protejamos del viento y las heladas.

Planta de exterior resistente al sol: alegría sunpatiens

Sus vistosas flores, de diversos colores, llenarán de alegría nuestra terraza o jardín, como bien indica su nombre. Esta planta de exterior resistente al sol es hermana de la alegría guineana, a la que no debe darle tanto el sol, por lo que a la hora de adquirirla debemos estar seguros de cuál es de las dos y dónde la vamos a ubicar, porque de ello dependerá su supervivencia. La sunpatiens aguanta el sol directo y las altas temperaturas, condiciones que harán que tenga una mayor floración. Por contra, si se ubica en zonas de sombra dará menos flores. No aguanta el frío, por lo que a mediados de otoño e invierno debemos ubicarla en el interior. En verano hay que regarla un par de veces por semana. Hay que saber que el riego excesivo puede hacer que se pudran sus hojas y acabe muriendo.

Planta de exterior resistente al sol: campanula o campanilla dálmata

Aunque es una planta cuyas condiciones adecuadas se encuentran a media sombra, admite también el sol directo. Su fácil mantenimiento y su expléndido colorido la convierten en una planta de exterior resistente al sol a tener en cuenta para nuestros jardines y terrazas. Necesita suelo húmedo, pero no encharcado y admite su cultivo tanto en maceta como directamente en suelo. Soporta heladas de hasta -10º, aunque no muy duraderas.

Planta de exterior resistente al sol: yuca

Preciosa y exótica. Así como suena. Y, además, resistente. Esta planta de exterior resistente al sol acaparará las miradas de todo el que pise nuestra terraza o jardín por su majestuosidad y belleza. Cuenta con alrededor de 50 especies, es originaria de Centroamérica y se caracteriza por su resistencia y su estructura erguida, que puede alcanzar muchos metros de altura. Aunque si se cultiva en maceta no superará los dos. Su crecimiento, además, es muy lento. Aguanta la exposición directa al sol y también heladas suaves (hasta unos -5º). El riego en verano debe ser moderado y en invierno casi nulo.

Planta de exterior resistente al sol: drácena cordyline indivisa

La planta de exterior resistente al sol de las influencers. No hay foto de jardín con alguna de nuestras famosas favoritas que no cuente con una drácena cordyline en ella. Paula Echevarría, Cristina Pedroche, etc. Su original figura y sus escasos cuidados hacen de ella la opción perfecta para incluirla entre nuestras adquisiciones para este verano. Parece una palmera, pero no lo es, lo que da un toque exótico al exterior de nuestra vivienda que nos encantará. Aunque aguanta la exposición al sol, conviene que esté protegida del sol extremo más intenso en verano, por lo que es recomendable tenerla en un lugar donde le dé el sol de la mañana o en semisombra. En invierno aguanta heladas suaves. Sus riegos deben ser espaciados y en profundidad en épocas de más calor y cada dos semanas en invierno. Y es mejor no mojar sus hojas, porque corren el riesgo de podrir la planta.