Marta Waterme: «Cuesta reconocer que ser ilustrador es una profesión y muchas empresas y particulares te ofrecen trabajar gratis»

Andrea Alonso

Hablamos con Marta Waterme, una joven ilustradora que nació en Barcelona en 1994. Desde muy pequeña la ilustración ha ocupado gran parte de su vida y desde hace un par de años se dedica profesionalmente a ello, habiendo trabajado en discos o libros de grandes artistas. BelAir ha querido conocer más de cerca su trabajo, además de saber en qué situación se encuentra ahora y cómo le ha afectado el ‘parón’ de la cultura tras la pandemia, que ha azotado a cientos de compañeros de profesión.

🦩 BelAir. ¿Quién es Marta Waterme?

Marta Waterme. Soy Marta Aguayo, ilustradora, artista plástica y diseñadora gráfica y web. Me conocen por el nombre de Marta Waterme, ya que el agua es el material que utilizo para casi todas mis creaciones y a su vez es mi apellido, parece que sea cosa del destino. Me considero una persona creativa y autodidacta, creo que las experiencias, la vida y el impulso de aprender me han hecho ser la persona que soy ahora.

🦩 BA. ¿Cómo comenzó tu vocación por la pintura?

MW. Empezó un día en el colegio, cuando me enseñaron que con las manos teníamos la posibilidad de crear con diferentes materiales, objetos y seres procedentes de nuestra mente. Saber lo que es el dibujo, la pintura, representar todo lo que uno desee sobre el papel me fascinó. Desde entonces, no he podido soltar el lápiz.

🦩 BA. ¿Por qué con acuarela? ¿Qué tiene de especial para ti?

MW. Trabajo con distintos materiales, ya que me encanta aprender y probar diferentes técnicas, pero la acuarela es mi material por excelencia. Hace que me sienta libre, ya que es un material difícil de manipular: te sorprende porque fluye siempre diferente y crea formas al secar que son muy interesantes. Nunca sabes cómo quedará el resultado hasta el final y eso me encanta. Además, el potencial de color que este material aporta es fascinante. Creo que siempre será la base de todas mis creaciones.

🦩 BA. ¿Qué te inspira a la hora de crear una ilustración?

MW. Me inspiran las experiencias que he vivido. Siempre me ha costado abrirme a la gente, contar emociones a partir de palabras, emociones que siento… Por eso, encontré la forma de poder contar estas sensaciones: a partir de mis creaciones. Me gusta representar rostros, partes del cuerpo humano y casi siempre es protagonista la figura femenina, ya que soy mujer y las experiencias y sentimientos los he tenido como mujer. Así que son mensajes desde mi interior, desde mi posición y perspectiva. Añadir elementos naturales como plantas, animales y a veces objetos me sirve para dar sentido al mensaje que quiero comunicar.

🦩 BA. ¿De qué partes cuando estás frente a un lienzo en blanco?

MW. Parto siempre de una zona del cuerpo femenino, intento que esa parte sea la expresión que comunique el mensaje acompañado de elementos naturales. Pero lo bonito es que no hago un estudio previo, no pienso en que haré, sino que siempre me dejo llevar. Empiezo la creación y, a medida que voy avanzando, van saliendo las formas que hay en mi cabeza y que acaban reflejadas en el papel.

🦩 BA. En el mundo profesional: ¿Cómo empezó la pintura a ser un trabajo?

MW. Todo comenzó cuando empecé a mostrar mi trabajo por las redes sociales. La gente me escribía a menudo para preguntarme si podía hacerles una ilustración de forma personalizada o si mis creaciones estaban a la venta. Y me encantó la idea. Me alegró que les llegaran mis representaciones y que. incluso, quisieran tenerlas en sus manos. Así empezó mi carrera profesional, vi que era posible dedicarme a lo que más me gusta en el mundo y fui consciente de que no es un camino fácil, pero que, aunque sea difícil, valía la pena intentarlo.

🦩 BA. Has ilustrado discos, libros, realizas retratos personalizados… ¿Qué te falta por hacer que te haga mucha ilusión como ilustradora?

MW. Me haría muchísima ilusión ilustrar una etiqueta de vino tinto. Creo que el vino se parece muchísimo a la acuarela, cuando mancha y se seca una gota de este líquido deja la misma textura que este material. Entonces creo que sería súper interesante poder hacer un proyecto de etiqueta y usar la acuarela mezclada con el vino para representar la imagen de esa marca. También me encantaría poder crear un libro propio con todo lo que tengo dentro.

Las oportunidades son pocas si no tienes influencia, cosa que me parece muy triste ya que lo importante es la calidad y no la cantidad de personas que te siguen.

🦩 BA. ¿Cómo trabajas los pedidos para un libro o disco?

MW. Las editoriales, discográficas o autores suelen contactarme, me explican el proyecto que quieren transmitir con mis creaciones y, entonces, creo un storyboard y unos bocetos para entender lo que el cliente quiere y probar técnicas que den el mejor resultado. Mediante estos bocetos previos, se crean las ilustraciones del libro o disco.  

🦩 BA. ¿Cómo suelen contactarte para trabajar en algún proyecto? ¿Suelen escribirte mucho?

MW. Suelen contactarme por email y a veces por las redes sociales. No suelen contactar a menudo, ya que es difícil tener proyectos seguidos y constantes en el campo de la ilustración, sobre todo al principio de ser profesional. Los principios son siempre difíciles, pero la verdad es que estoy muy contenta con los proyectos que he trabajado. Espero seguir participando en muchos más, ya que me encanta aprender y desarrollarme en cada uno de estos, todos ellos son siempre oportunidades de crecer.

🦩 BA. ¿Se puede vivir del mundo de la ilustración y el arte? ¿Te dedicas a otra cosa fuera del mundillo artístico (trabajos extra, compaginas otra profesión…)?

Buena pregunta. No es imposible dedicarse únicamente a la ilustración, pero es muy difícil llegar a ese estado. Hay mucha competencia y mucho potencial. Para destacar tienes que tener una forma especial de ilustrar y que sea diferente. Además, con mi experiencia en estos dos años que llevo dedicándome profesionalmente a la ilustración me he dado cuenta que lo que dificulta es que si no eres una persona reconocida o tienes mucha influencia en redes te excluyen (las empresas sobre todo), porque no les interesas a nivel publicidad.

Esto significa que las oportunidades son pocas si no tienes influencia, cosa que me parece muy triste, ya que lo importante es la calidad y no la cantidad de personas que te siguen.

Otro dato curioso que he vivido es que hoy en día cuesta reconocer que ser ilustrador es una profesión y muchas empresas y personas te ofrecen que “trabajes” para ellos sin compensación económica, así que, como comprenderás, no puedes dedicarte a esto a no ser que seas reconocida y te valoren. 

Personalmente no puedo solo dedicarme a esto, tengo que compaginarlo con otros trabajos como el diseño gráfico, desarrollo web o, incluso, trabajos fuera de mi campo. Es un camino difícil y te encuentras muchos problemas, pero como he comentado antes, si vale la pena, merece seguir intentándolo.

🦩 BA. Algo que quieras contar sobre ti y que no se sepa

MW. Supongo que mi lado más personal. Es algo que desconoce la gente, ya que en redes solo enseño mi lado artístico y creativo. Soy una persona sincera, alegre y empática. Me gusta ayudar siempre a los demás y ponerme en su situación. Así que, como estamos hablando sobre mi carrera como ilustradora, creo que es interesante comentar que me encanta ayudar a los artistas que quieren dedicarse a este campo, resolviendo sus dudas y compartiendo mis experiencias, porque es una ayuda para todos aquellos que quieran dedicarse a este mundo tan complicado.

Es difícil dedicarse a esto y la pandemia nos lo ha puesto a todos más difícil. Pedí una ayuda al gobierno pero no me la concedieron. Los proyectos hablados cayeron y ahora estoy bastante agobiada.

🦩 BA. Redes sociales: ¿Es difícil dar a conocer tu trabajo o hacerte un hueco entre tanta gente que se dedica a ilustrar proyectos para otros?

MW. Ahora mismo es mucho más difícil hacerse un hueco porque cada vez son más las personas que optan por enseñar sus trabajos en redes sociales. Esto significa que hay mucha más competencia y se hace cada vez más difícil destacar. A parte, el algoritmo que existe ahora en las redes sociales te dificulta aún más y se hace bastante difícil llegar a más gente, a no ser que inviertas en publicidad y promoción. Antes era más sencillo.

🦩 BA. ¿Cómo defines tus trabajos?

MW. Mis trabajos enseñan la parte más personal e íntima de mi persona, aquello que está muy adentro y minuciosamente ha querido salir. Es la ventana que enseña mis emociones. Cada ilustración define quien soy y qué siento de una forma indirecta, ya que me gusta que el espectador pueda sentirse identificado y llegue a sentir emociones. Cada creación esconde mensajes que llegan de una manera distinta a cada persona, depende su punto de vista. De una imagen salen muchos mensajes, y eso es lo que me resulta interesante.

🦩 BA. Durante el confinamiento has empezado a trabajar dibujos más digitales, ¿qué diferencias ves respecto a trabajar a mano con acuarela?

MW. Los dibujos digitales dan un resultado muy interesante, salen creaciones muy bien acabadas, muy limpias y, además, se puede imitar cualquier técnica analógica. Es una técnica que he descubierto no hace mucho tiempo y que me encanta trabajar, pero la gran diferencia y lo que menos me gusta es que el arte digital no es físico, no existe una obra original única, como en el arte tradicional.

Trabajar a mano aporta siempre un valor único por la dificultad, los detalles de las pinceladas, las imperfecciones… Hay proyectos que quedan mejor de forma digital y otros de forma analógica pero, realmente, como me siento más cómoda es trabajando a mano.

🦩 BA. ¿Cómo has vivido el confinamiento profesionalmente hablando? Eres autónoma, ¿ayudas por parte del gobierno?, ¿han caído los pedidos? ¿se ha parado algún proyecto?

MW. Bastante agobiada. Al principio intentaba animarme con iniciativas por las redes, no solo para animarme a mí, sino para animar y ayudar a los demás con un poco de arte y entretenimiento. Después, cuando empecé a percatarme de que todo se estaba complicando mucho porque no salían trabajos, no recibía ningún email… y eso, añadido a ser autónoma, no podía permitirme que la situación siguiera así. Entonces, decidí vender algunas obras originales a precios bastante bajos, porque necesitaba esa ayuda y por así llegar a más gente que pudiera tener mis obras de forma más fácil. Luego pedí una ayuda del gobierno pero no me la concedieron. Los proyectos hablados cayeron y, bueno, por ahora sigo bastante agobiada, sinceramente. Es bastante difícil dedicarse a esto y esta pandemia nos lo ha puesto, en general, a todos más difícil.

🦩 BA. Proyectos a futuro que puedas adelantarnos

MW. Por el momento no hay muchos proyectos de futuro, lo que sí puede que haya es algo que llevo tiempo intentando hacer, pero por miedo/respeto y falta de tiempo no he hecho. Ahora creo que es el momento. También, añadir que en estos últimos meses he estado colaborando con personas, artistas, en proyectos bonitos que me hacen muy feliz y que espero y deseo que pronto vean la luz. Hay que fluir de nuevo y pensar en positivo.