Sara Baceiredo: “It’s Lava es el concepto de mujer todoterreno que consigue todo lo que se propone”

Andrea Alonso

Sara Baceiredo es el reflejo de dedicación y trabajo. Así nos lo ha contado en BelAir. La joven influencer y creadora de contenido ha conseguido hacerse con una comunidad de seguidores fieles y convertir su pasión en su trabajo. La vitoriana lleva trabajando en las redes sociales cinco años y cuenta con miles de seguidores. Además, hace muy poco que ha creado su propia empresa: It’s Lava. Esto es lo que nos ha contado sobre su vida actual y sus proyectos de futuro:

BelAir. ¿Quién es Sara Baceiredo?

Sara Baceiredo. De pequeña me llamaban “Sarita mucha marcha”, creo que eso lo dice todo. Siempre he sido una persona muy charlatana y extrovertida, soy de esas personas a las que les dices una cosa y se la piensa dos veces para no liarla, pero siempre me acabo animando con todo. Me encanta viajar, conocer gente, comer -y si es viajando mejor-, pensar ideas y ejecutarlas. Me gusta no parar y dar siempre el 200% de mí.

BA. ¿Cómo defines tu estilo y tu contenido en redes sociales?

SB. Es todo muy alborotado, mi Instagram es un reflejo de mí, con colores, paisajes, flores, comida y moda; mucha moda. Confieso que Instagram nunca ha sido mi fuerte, así que he aprendido a no frustrarme si el contenido que subo no me emociona, me conformo con que me represente.

BA. ¿Por qué has decidido mudarte a Madrid?

SB. Desde que empecé mi carrera en Vitoria me arrepentí de no haberme ido. Empecé en 1° de Bachillerato en el mundo de la moda y las redes y a partir de 2º de Bachillerrato y 1° de carrera me empezaron a surgir muchos compromisos en la capital. Mis últimos años de universidad han sido auténticamente locos. He tenido que estar yendo y viniendo continuamente y al final me agotaba mucho hacer tantas horas en transportes, por lo que en cuanto pude me mudé a Madrid.

BA. ¿Cómo te iniciaste en el mundo de las redes? ¿Cuál fue el proceso hasta llegar a Instagram?

SB. Me abrí un blog de moda y viajes en 2015 que llevó a crearme un canal de Youtube. Instagram lo usaba para mis cosas personales, pero supongo que Youtube lo retroalimentó y al final terminé por hacer mi cuenta pública.

«¿Dónde está el límite? Creo que no tiene que haber ninguno salvo los que tú quieras o necesites ponerte»

BA. ¿Cuándo y cómo sentiste que podías empezar a dedicarte profesionalmente a las redes?

SB. Creo que fue hace tres años, cuando cumplí 18 y fui con mi padre a mi actual asesoría a que me recomendaran qué hacer. Ahí fue cuando me hice autónoma y empecé a trabajar de manera más constante.

BA. Sabemos que eres una persona muy familiar y que tu hermana también se dedica al mundo de las redes sociales. Por eso, ¿qué opina tu familia de la exposición constante?

SB. Mi familia ya está súper acostumbrada, a pesar de que, al principio, les resultara algo completamente loco. Mis padres siempre han confiado mucho en mi hermana Marta y en mí porque siempre hemos sido muy espabiladas pero responsables. Por este motivo, nunca han mostrado mucha preocupación, ya que nos conocen y saben que somos conscientes en lo que decimos o dejamos de decir. También les pido muchos consejos, sobre todo con los haters. En este aspecto mi padre me ayuda a gestionar las emociones y los cabreos.

BA. Lo mejor y peor de las redes

SB. Lo mejor, sin duda, es haberme acercado al mundo del marketing digital y haber podido conocer marcas tan interesantes y de las cuales soy fan tanto siendo consumidora, como siendo creadora de contenido. Me dices hace cinco años que me iba a hacer amiga de la gente que hay detrás de marcas como Nike, Dior, Loreal o Bershka y, sencillamente, no me lo creo.

Lo peor es la presión y la exposición. Me pone muy nerviosa que la gente opine sobre todo lo que haces, dices, comes o tienes. Siempre me ha importado poco lo que me dice la gente, pero el hecho de que opinen como si pensaran que me importa… ¡¡Cuánto tiempo libre tiene la gente!!

BA. ¿Cuándo surgió la idea de montar tu propia empresa? ¿Las redes han sido una herramienta útil de negocio?

SB. Mi padre es un emprendedor nato y siempre he admirado mucho cómo él gestiona su vida, sus relaciones y sus temas laborales. Creo que indirectamente me ha inculcado lo guay que es ser tu propia jefa y ser tú misma quién se autoexige todo. Las redes, sin duda, han sido un factor clave, porque no es lo mismo empezar con tu prima y tu abuela siguiéndote, que con miles de personas que observan cada mínimo detalle de lo que haces.

BA. ¿Qué es It’s Lava? ¿Cuál es su filosofía como marca?

SB. It’s Lava es el concepto que quiero remarcar sobre esa mujer todoterreno y actual que consigue todo lo que se propone. Me acuerdo cuando era pequeña y mis primos seguían mucho a Joseph Ajgram. “Where is the limit?” decía él. Esto es algo que siempre he sentido. ¿Dónde está el límite? Creo que no tiene que haber ninguno salvo los que tú quieras o necesites ponerte.

It’s Lava es un poco eso, el darlo todo, el “esto quiero” ¡pues a por eso voy! Al final es la metáfora de la lava volcánica, en la que de repente un volcán erupciona cuando quiere y donde quiere y es la lava la que arrasa por donde pasa…

BA. ¿Trabajaste la idea sola o con un equipo?

SB. Trabajé sola durante aproximadamente un año porque no encontraba a la persona indicada con la que trabajar y tampoco quería marear a nadie. No sabía si iba a tardar un año o cinco… Entonces, cuatro meses antes de lanzar la marca di con Mariana, una antigua amiga que con el tiempo se ha convertido en mi mano derecha y en una de mis mejores amigas.

BA. ¿Cómo es el proceso de elaboración de los bolsos? ¿Por qué decidiste centrarte en este accesorio?

SB. El mundo de la moda está realmente saturado y, ya que con las prendas todo es más complicado (tallas, stock, producción…), decidí lanzarme a los accesorios. Además es en lo que, como consumidora, más dinero invertiría. En bolsos y zapatos. Al final España es uno de los mejores países para fabricar accesorios, así que, ¡me lance a ello!

BA. También distribuyes fundas de ordenador, correas y accesorios para bolsos… ¿esto surgió desde el principio?

SB. Las fundas sí. Cuando me compré mi primer portátil al empezar la carrera, le tenía tanto cariño que me volví loca buscando la mejor funda y, como no encontré nada que me encantase, cuatro años después decidí hacerlas yo misma.

El resto de accesorios como las cadenas, correas, pañuelos… los hemos ido lanzando poco a poco viendo las necesidades de nuestras clientas. Nuestros bolsos se personalizan cambiando las correas y aunque al principio no vendíamos las nuestras propias, hemos acabado haciéndolo.

BA. ¿Cómo se hace hueco en el mercado una marca “pequeña” frente a las grandes empresas como Inditex, por ejemplo?

SB. Te diría algún truco, pero nosotras hemos invertido mucho en marketing digital (Influencers, Facebook e Instagram ads…) y gracias a esto hemos ido creciendo poco a poco.

BA. ¿Cómo trabajas la comunicación en redes? ¿Las llevas sola o tienes apoyo de un equipo?

SB. Ahora, en It’s Lava somos tres personas. Aunque trabajamos mano a mano y súper conectadas, cada una tiene un rol definido. Yo, por ejemplo, no me encargo de las redes porque me volvería loca con otra cuenta de Instagram. Por eso creí que tener a una persona creativa al mando de esto y de toda la gente que nos escribe por redes era algo necesario.

BA. ¿Trabajas los post con antelación y calendarios?

SB. ¡Sí! Parece que es algo fácil: subir la foto y listo, pero no lo es. Está todo muy pensado y cada foto se sube con una intención. Solemos planearlo a dos semanas vista.

BA: Actualmente trabajas en Instagram y Youtube, en tu empresa y sigues estudiando. ¿De dónde sacas el tiempo para todo? ¿Cómo organizas el día a día? 

SB. Digamos que ser madrugadora es una ventaja con la que juego. Me hace feliz el no parar y hacer mil cosas para sentirme productiva. Para tener un buen día tengo que haber cumplido con mis objetivos laborales, haber hablado con mi familia y amigos, haber hecho algo de ejercicio, comido rico y haber hecho feliz a al menos a una persona. Creo que ese es el orden de mi día a día.

BA. Faceta deportista: la has sacado a relucir por completo en la cuarentena. ¿Vas a seguir compartiendo este tipo de contenido? ¿Cómo consigues tener tanta energía y qué consejo le darías a quien no consigue convertirlo en rutina?

SB. Desde que tengo uso de razón el deporte ha estado en mi vida. Empecé a nadar y a esquiar casi antes que a andar y al final he crecido con eso. Durante toda mi vida he hecho natación en una rutina tan exigente y comprometida que por eso creo que a día de hoy soy como soy.

En mi vida necesito el deporte, me hace sentir bien y me libera y despreocupa. Creo que es importante encontrar el deporte con el que disfrutes, la pereza siempre va a existir y saber combatirla te ayuda en muchos aspectos de tu vida. Seguro que ordenar y limpiar tu casa también te da pereza, pero qué bien te sientes luego, ¿eh?

Respecto a si seguiré subiendo este tipo de contenido… Intentaré seguir compartiéndolo, más que nada para desmentir el mito de “no hago deporte porque no tengo tiempo”, eso solo es cierto un 5% de las veces.

BA. ¿Qué consejo le darías que te hubiera gustado que alguien te diera a ti hace unos años?

SB. Es un topicazo, pero “todo esfuerzo tiene su recompensa”. Anda que no me apetecía a mí quedarme en la salida del cole a jugar con mis amigas, en cambio, yo siempre tenía extra escolares y entrenamientos. Gracias a la disciplina que cogí desde pequeña, ahora sé que puedo dar siempre el 100%.

BA. Proyectos de futuro y de cara a nueva colección de It’s Lava.

SB. Mi lema en la vida es “Hazlo bien o no lo hagas”, así que, de momento, quiero acabar bien todo lo que tengo a medias. Entregar mi TFG, sacar la colección de verano de It’s Lava -que tantos meses lleva dándome guerra-, hacer bien mi trabajo como Influencer y, también, pasar más tiempo con mis amigas de Vitoria, mi familia y mi novio, ya que durante el año estoy a distancia de todos.

Queda demostrado, el trabajo es cuestión de perseverancia y de eso, Sara Baceiredo sabe mucho. ¡Estamos ansiosas por ver esa nueva colección de verano que se trae entre manos!