Aretha Fusté: «Solo acepto colaboraciones si soy fan del producto»

Andrea Alonso

Aretha Fusté es una influencer española conocida en redes sociales con el nombre de Aretha La Galleta. La joven reside en Barcelona y entre sus grandes pasiones, como suele mostrar en Instagram, destacan la cocina, los viajes, la moda y la fotografía. En BelAir hemos querido conocerla un poco mejor, no te pierdas esta entrevista.

BelAir. Youtube fue una de las primeras plataformas, junto a Instagram, en la que empezaste a subir contenido… ¿Cuál ha sido el motivo por el que has decidido mantenerlo inactivo?

Aretha Fusté. Todo evoluciona muy rápido y ahora mismo la gente prefiere ver un IGTV de Intagram, que es más dinámico y está en la misma plataforma. Esto no es igual que un vídeo en Youtube.

BA. ¿Cuáles son las rutinas que no pueden faltar en un día para Aretha?

AF. Mi café con leche por la mañana. Después de eso llega la hora del trabajo, emails y organización de tareas. Y un momento, por pequeño que sea, para dedicarle a “beauty” -aunque sea de 5 minutos-.

BA. Eres una apasionada de la decoración… ¿Cómo es tu rincón de trabajo en casa?

AF. Lo improvisé esta cuarentena. Mi rincón de trabajo está formado por un tocador que he puesto como escritorio en medio del vestidor. Así le doy una doble función.

BA. Última adquisición decorativa que hayas comprado

AF. ¡Detalles para la terraza!

BA. Cuenta favorita de Instagram

AF. No podría decantarme por una, ya que sigo muchas cuentas de diferentes estilos, pero Tezza es una de mis favoritas.

BA. ¿Qué tipo de chica es Aretha? ¿Cómo defines tu estilo?

AF. Mi estilo es camaleónico. Aunque siempre cuento que depende de mi estado de ánimo y de cómo me sienta ese día.

BA. En alguna ocasión se ha dicho que estás trabajando en tu propia marca, ¿es un futuro proyecto? Si es así… ¿nos puedes adelantar algo?

AF. No puedo contar nada… ¡pero algo hay!

BA. Respecto al problema con las cajas sorpresa en colaboración con 21 Buttons, donde los productos reales no llegaron a las consumidoras y en muchos casos eran ‘copias’ de estos, ¿cómo fue la comunicación con tus seguidoras? ¿Y con la start up?

AF. Legalmente me aconsejan no hablar del tema, en su día conté con claridad lo que pasó, engañaron a muchas compradoras, pero a mí también. Por eso ahora estamos en procesos legales.

Instagram Aretha Fusté

BA. ¿Cómo se suele organizar el día una influencer con tantas colaboraciones como es tu caso?

AF. No trabajo sola, gracias a Dios tengo a mi ángel de la guardia, Mery, que aparte de ser como mi hermana es mi representante y trabajamos juntas. La clave es la comunicación y la organización.

BA. Detrás de cámara: ¿Cómo es el equipo con el que trabajas?

AF. Justo me he adelantado. Pues cuento con un entorno muy bueno, la verdad, me siento muy afortunada. Mery y Cristian son mis dos patas, sin ellos, no sería lo mismo.

BA. Ligado a la pregunta anterior, muchos instagramers y comunicadores tienen a una persona encargada de sus RR.SS. ¿Te encargas tú sola de publicar el contenido o hay alguien que te da un apoyo extra?

AF. Es lo que me gusta y por eso lo hago yo todo. Es mi trabajo y mi hobbie, así que hago todo yo al 100%, si no fuese de esta forma… ¿qué gracia tendría?

BA. En muchas ocasiones has reflejado que solo trabajas con marcas que te gustan o te inspiran, ¿qué te hace elegir colaborar, o no, con una marca?

AF. La regla es: ¿soy fan del producto?, ¿me lo compraría?
Si las dos respuestas son afirmativas acepto la colaboración, si no, no.

BA. Mientras muchas influencers trabajan con fotógrafos, en tu Instagram vemos que lo haces sola ¿Cómo trabajas las ideas de tus fotos y cuál es el procedimiento que sigues?

AF. Mery me hace mil fotos, Cristian, mis amigas en el momento que me apetece enseñar algo. Ellos dicen que ejercen de trípode porque yo veo un momento y les pido foto, disparo mucho y es algo que me gusta siempre.

BA. Has publicado tu primer libro, “Cien atardeceres”, ¿qué has querido plasmar en él? Y, ¿cuánto tiempo te ha llevado hacerlo?

AF. Lo he escrito mientras estaba en Australia. Es una parte más íntima de mí, quizás la más vulnerable y sensible. Me gustan mucho los libros de textos y poesía y por eso hice el mío.

BA. ¿Qué nos encontramos en “Cien atardeceres”?

AF. Sentimientos a flor de piel. 

BA. Has trabajado con una ilustradora… ¿Le mandabas los textos y ella los plasmaba en ilustraciones o cómo ha sido el proceso de este trabajo?

AF
. Ana es un amor, la conozco desde hace años, una vez acabé los textos, se los pasé a ella y ella escogió cuáles quería ilustrar. Creo que ha de ser así, con los que le llamaban la atención o le hacían sentir “ese algo”.

BA. ¿Cómo defines el libro?

AF. Es cursi pero es mi corazón en papel.

BA. ¿Qué reflexión te gustaría que hiciesen tus lectores al acabar el libro?

AF. Provocar sentimientos siempre es bueno. Las emociones nos hacen fuertes y creo que el libro emociona, te sientes identificado en alguna página, seguro.