Combate la grasa localizada con el tratamiento de moda: CoolSculpting

María de la Plaza

Comienza la cuenta atrás para unos días festivos sin precedentes que probablemente no podamos celebrar con la familia, los amigos y los compañeros de trabajo, pero lo que sí sabemos es que algún exceso navideño que otro nos daremos, aunque sea en casa, lo que pondrá en jaque nuestra “operación bikini”. Pero no te preocupes, en BelAir te traemos una novedosa solución para conseguir un cuerpo de escándalo sin cirugías ni agujas. Y que, además, es una de las técnicas más aclamadas entre nuestras influencers: el CoolSculpting.

Se trata de una técnica que gana cada vez más adeptos y que se está convirtiendo en la aliada perfecta de todas las personas que algún día creyeron que jamás podrían acabar con esa grasa localizada que resiste a todo tipo de dietas y de ejercicio. Su procedimiento es muy sencillo y nada invasivo: trata directamente las células adiposas, aquellas encargadas de producir y almacenar grasas, aplicando un enfriamiento controlado que resulta muy eficaz para conseguir una figura estilizada.

No en vano, el CoolSculpting está considerado el procedimiento más adecuado para la reducción no invasiva de la grasa localizada. Para disfrutar de sus ventajas solo tendrás que acudir a un centro de estética de confianza que cuente con esta innovadora técnica y con profesionales que garanticen su correcta aplicación para asegurarte una experiencia eficaz y segura.

¿Cómo funciona la tecnología CoolSculpting?

Para poder entender qué beneficios tiene el CoolSculpting debemos comprender qué trata y cómo lo hace, por lo que debemos comenzar desde el inicio, el momento en el que ingerimos los alimentos de los que nuestro organismo obtiene la grasa y lo redirige hasta el hígado para que la procese.

Nuestro hígado convierte esta grasa en la energía que nos permite continuar con el resto del día, pero el exceso se almacena en las células adiposas que forman esas molestas cartucheras, celulitis y michelines. A través de este tratamiento, los profesionales tratan la célula a temperaturas bajas, generando estrés en ella hasta llevarla a lo que se conoce como apoptosis, un método de destrucción o muerte celular provocada que impide su desarrollo y crecimiento.

De esta forma, la grasa congelada se cristaliza, muere, de tal manera que el sistema inmunológico entra en acción, reconociendo esta célula muera como una toxina para el organismo y procediendo a su eliminación a través del sistema linfático. Hablamos de la única tecnología de criolipólisis que ha demostrado su seguridad y eficacia y que está avalada por ensayos clínicos y estudios científicos. Una garantía que nos da la confianza que necesitamos para poner nuestro cuerpo en manos de los profesionales.

¿Cuándo puedo ver los resultados de CoolSculpting?

Con esta técnica de vanguardia, si mantenemos un ritmo constante y lo acompañamos con hábitos de vida saludables, en tan solo una sesión podríamos llegar a ver resultados a las tres semanas. No obstante, como cada cuerpo es un mundo, la media se sitúa entre las cuatro semanas y los tres meses tras el tratamiento.

Cinco trucos para reducir la grasa localizada

En BelAir hemos querido recurrir a los profesionales para conocer cómo podemos ayudar con nuestros hábitos a reducir estas células adiposas que resultan tan incómodas y que nos alejan de nuestro cuerpo deseado a pesar de lo muchos esfuerzos.

“Estás células aparecen por diferentes factores: el sedentarismo es uno de los principales, ya que no permite la quema del exceso de calorías que alimentan nuestras células; las hormonas, que juegan un papel fundamental, sobre todo en lo que respecta a al acumulación en zonas como muslos, nalgas y cadera, donde existe una tasa de propensión mucho mayor entre las mujeres; la genética, que condiciona los receptores que regulan la leptina y el cortisol, hormonas que influyen en el hambre, la ingesta de calorías y el peso; y la dieta por motivos más que obvios”, nos cuentan desde el Centro de estética Carmen Sarmiento.

En esta línea, desde el centro nos ofrecen los trucos que nos permitirán minimizar esa temida grasa localizada:

  • Reducir la ingesta de sal: existe una tendencia entre la mayoría de las personas a consumir cantidades muy superiores a las recomendadas por la OMS, que habla de menos de cinco gramos por día, frente a los 9 o 12 a los que estamos acostumbrados. Esto genera retención de líquidos, que a su vez provoca la hinchazón de nuestro cuerpo.
  • Eliminar azúcares o carbohidratos refinados: los alimentos que contienen este tipo de elementos carecen de nutrientes clave y causan un aumento del azúcar en la sangre que además genera apetencia de comida no saludable.
  • Beber agua: la hidratación constante ayuda a reducir el apetito, porque el cuerpo genera sensación de hambre cuando está deshidratado. Es saludable tomar al menos ocho vasos de agua al día, ajustando esta cantidad en función del peso, altura y nivel de actividad, para ayudar a eliminar el exceso de líquidos y sal del cuerpo.
  • Reducir el estrés: este puede desencadenar la producción de una hormona llamada cortisol, que afecta al metabolismo del cuerpo y estimula los antojos de carbohidratos refinados y azúcar, lo que influye en un aumento de peso muy rápido.
  • Dormir: es tan importante como hacer ejercicio físico. La privación del sueño agota la energía, afecta a la capacidad de tomar decisiones y aumenta el apetito. Al igual que el estrés, interrumpe las fluctuaciones diarias de las hormonas del hambre.

Con todo ello, y con este tratamiento, lograrás tu cuerpo escultural justo a tiempo para que estas navidades no te pillen desprevenid@. ¡Nunca es tarde para empezar!

Te recomendamos leer: