Cuida tus pies con esta rutina infalible

María de la Plaza

El verano es la época del año en la que los pies se exponen más a todo tipo de factores externos y están durante más tiempo en contacto con la superficie del suelo directamente. Si quieres lucirlos relucientes y cuidados durante esta época estival, es imprescindible que sigas alguna rutina especial que te ayude a tratar especialmente la piel de tus pies.

Evitar la aparición o empeoramiento de heridas, sequedad, callosidades o durezas es esencial no solo a nivel estético, sino que también evitarás sentir molestias y/o dolor.

Si bien es importante tener en cuenta que, los malos hábitos también influyen en la salud de tus pies. El calzado que utilices debe ser siempre el adecuado para cada caso. Usa chanclas solo para la piscina o la playa y no para largas caminatas y utiliza sandalias que sujeten bien el pie y que tengan un mínimo de tacón para que no sean completamente planas. Además, si los zapatos están sujetos al tobillo, te evitarás posibles esguinces o fascitis plantar.

Además, en BelAir Magazine te ofrecemos la rutina estrella para el cuidado de tu pies. ¡No falla! ¡Nosotras ya lo hemos probado!

Rutina de cuidado para los pies

Nuestra piel, al igual que en el resto del cuerpo, se resiente si no la cuidamos adecuadamente. Las grietas, la sequedad…son factores más frecuentes de lo que deberían entre los pies de un alto porcentaje de la población. Además, si se quieren evitar todos los problemas que pueden surgir a causa del calor, ir descalzados en determinados lugares públicos, utilizar un calzado inadecuado, sudoración excesiva de los pies y en especial una higiene deficiente, debemos prestar especial atención a lo que hacemos con ellos.

Higiene de los pies

Es uno de los aspectos fundamentales, y con ello no solo debemos tener en cuenta el correcto lavado, sino también muy importante el secado adecuado. Hay que poner especial atención a los espacios entre los dedos y el pliegue que se forma en la unión de estos en la planta.

Tras esta higienización, remoja los pies en agua caliente durante unos 10 minutos junto con las sales de baño para pies. En BelAir Magazine te recomendamos las sales para pies de Kneipp que, gracias a la salmuera termal natural pura, sales limpian suavemente los pies cansados y estresados, desodorizan y suavizan las callosidades. El extracto de caléndula que contiene está especialmente indicado para el cuidado regenerador y calmante de las zonas de piel sensibles y estresadas. El aceite esencial de naranja revitaliza con su nota fresca.

Masajea los pies

A continuación, un masaje contribuirá a activar la circulación. Entre nuestros favoritos cabe destacar el bálsamo para pies, que aporta un extra de hidratación. Nos gusta porque su fórmula combina valiosos ingredientes como el 10% de urea, que hidrata y almacena la humedad. También contiene pantenol que calma la piel y vitamina E que protege las células del estrés oxidativo. Además, la manteca de karité le da a la piel una agradable sensación de suavidad, se absorbe rápidamente y tiene un efecto calmante.

Aporta un extra de hidratación

Por último, si tienes una piel particularmente callosa, agrietada o áspera, para terminar la rutina puedes aplicar una crema más intensiva, que culmine el tratamiento. El pie, al contrario de lo que se hace en muchas ocasiones, se debe hidratar por la noche. Por ello, lo ideal será finalizar el tratamiento con una buena dosis de crema, y evitar encerrarlo dentro de un calcetín, la mezcla entre la hidratación y la posible sudoración del pie puede provocar una “maceración”.

Si mantienes una rutina constante, y llevas a cabo este cuidado al menos una vez por semana, lograrás un cambio en poco tiempo. Y si lo que buscas es un tratamiento flash, la propia Dulceida nos mostraba en sus redes sociales uno de sus trucos. ¡Mascarillas para los pies!

@dulceida