Gabardina, retrato de una prenda que ha marcado la historia de la moda

Silvia della Savia

Resistente a la lluvia, al viento y, sobre todo, útil: un modelo versátil que se ha extendido durante décadas y continúa, incluso hoy, siendo protagonista de las pasarelas. Hablamos de la gabardina, una de las piezas fundamentales que no puede faltar en el armario tanto masculino como femenino.

Literalmente su nombre significa «trinchera» y sus orígenes comienzan precisamente ahí, en las trincheras de la Primera Guerra Mundial. De hecho, fue la prenda que utilizó el ejército británico durante esta contienda 

Muchas marcas afirman su autoría, desde Mackintosh hasta Burberry y Aquascutum, pero lo realmente seguro es que es una de las prendas más utilizadas gracias a su versatilidad, sobre todo en época de “entretiempo”.  No en vano, su elegancia eleva los looks más casuales y aquellos que son más elegantes. Tanto en su clásico color beige como en las variantes más atrevidas.

Gabardina: la historia está en los detalles 

Como todas las prendas militares, la gabardina fue creada para ser extremadamente cómoda y, sobre todo, útil. Comenzando por la tela que, debido a las frecuentes lluvias en Inglaterra, debía ser resistente al agua. Por eso está fabricada en algodón grueso, pero impermeabilizada tanto en el hilo como en su exterior, donde cuenta con una fina capa de goma que la convierte definitivamente en una prenda antilluvia.

Para contrarrestar el mal tiempo, en la gabardina también se utilizó un abotonado para evitar la infiltración y proteger del viento, independientemente de la dirección en la que soplara. Por esta razón la doble botonadura es ideal. 

Incluso los pequeños detalles que hoy se consideran decorativos tenían una utilidad: el escote, con solapas anchas cerradas con botones y una tira de tela que protege la garganta del frío; las hebillas en las muñecas para apretar o ensanchar el fondo de la manga; el cinturón, que en los modelos más clásicos todavía tiene los ganchos de metal a los que se adjuntaron armas y botellas de agua; y, finalmente, las hombreras, donde se encuentran las insignias distintivas, que no solo sirvieron para precisar las clasificaciones militares, sino también para asegurar, pero siempre a su alcance, guantes en el hombro izquierdo y sombrero a la derecha. 

La gabardina a lo largo de las décadas: un símbolo con mil caras 

Después de abandonar su apariencia militar, la gabardina llegó al cine a fines de la década de los años 20, donde se convirtió en el símbolo de las mujeres que se rebelaron contra el estereotipo femenino y crearon los primeros looks andróginos: una de las primeras fue Greta Garbo que, junto a Bette Devis y Gloria Swanson, la usó dentro y fuera de los sets de las películas que protagonizaba. 

 La década de los años 40 estuvo marcada por las películas Casablanca y Breakfast at Tiffany’s, donde Humphrey Bogart y Audrey Hepburn marcaron el estilo de la década con su icónica gabardina.

Luego llegaron los años 60 y, con ellos, las explosiones de las boyband britpop tales como los Beatles, cuyo estilo era inconfundible: traje con formas secas, camisa blanca y corbata de ordenanza muy delgada … ¿Qué mejor que una gabardina para completar este característico look? Es a partir de aquí cuando comenzamos a ver las primeras variaciones de forma en esta prenda, que se acorta y se ciñe para adaptarse al estilo de la época.

En los años 70, por su parte, completó looks excéntricos de camisas con cuellos importantes y pantalones acampanados. El material comenzó a cambiar, ya que se producían en cuero y gamuza, y el color comienza a ser predominante en esta prenda, llegando a ser a veces, incluso, psicodélico. 

De repente, en la década de los 80 se convirtió en el símbolo de los hombres de negocios y en uno de los símbolos de la rebelión del movimiento punk, que la tomó como un lienzo en blanco para sus reivindicaciones: rasgadas, escritas, personalizadas con alfileres, parches o tachuelas, etc. 

Hoy está completamente instaurada en nuestro armario y presente en casi todas las colecciones de moda: desde grandes diseñadores hasta el mercado masivo, la gabardina sigue siendo un artículo que nunca pasará de moda. 

Os dejamos una selección de los tops de esta temporada:  

Slider image

Venca

Slider image

Kiabi

Slider image

Burberry

Slider image

Purificación Garcia

Slider image

Aloha Tatà