Fernando de Ana: «Busco que, a través de la contemplación de la obra, el espectador sea capaz de desnudarse, atravesar sus miedos y dar un sentido al caos universal»

Sabrina Tortora

Fernando de Ana -Licenciado en Bellas Artes- tiene el Arte en la sangre, ya que pertenece a la tercera generación de artistas en su familia. En el sector de la ilustración ha recibido varios reconocimientos internacionales, es realizador de dibujos animados, su obra ha sido mostrada en Praga, Bolonia, Ámsterdam o Londres y, además, ha participado en proyectos para Stella McCarthey, Gucci y Disney.

Hemos tenido la oportunidad de hablar con él con motivo de su primera exposición, InShine, (que podremos ver en Gärna Art Gallery, Jorge Juan, 12 (Madrid) cuando todo vuelva a la normalidad), en la que, a través de diferentes piezas que combinan la resina con el neón, juega con las luces, las sombras y los reflejos. Una piezas creadas para que el espectador se refleje en ellas y con las que el artista aborda temas muy personales.

BelAir. ¿Cómo surge la necesidad de crear InShine? ¿De dónde surge la idea?

Fernando de Ana. La idea surge de la pura realidad, de la gran dificultad que tenemos para establecer conexiones emocionales y fiarnos de la propia intuición. Por ello, he creado InShine, una exposición que reúne una serie de obras que actúan como catalizadores emocionales.

BA. ¿Qué significado tiene el juego de luz y sombras en tus piezas?

FdA. Las luces, sombras, transparencias, reflejos… son esenciales, son elementos necesarios para conectar la parte luminosa con la zona oscura del alma.

BA. Al reflejarse cada persona en tus obras, ¿qué verá cada una de ellas? ¿Qué reacción buscas en el visitante?

FdA. Cada individuo verá lo que sea capaz de ver en ese momento. Busco que, a través de la contemplación de la obra, el espectador sea capaz de desnudarse, atravesar sus miedos y dar un sentido al caos universal.

BA. ¿Con qué mirada te gustaría que fuera contemplada InShine?

FdA. Una mirada limpia, pura, inocente, sin prejuicios.

BA. Llama la atención que, a través de figuras geométricas, tu obra toque temas muy humanos. ¿A qué se debe ese contraste entre lo abstracto y humano?

FdA. Lo humano, si no es abstracto, ¿qué es? De ahí que me resulte más coherente utilizar formas geométricas para facilitar la conexión emocional que no interfiera en la interpretación de la obra con ideas preconcebidas.

BA. Empleas resinas y neón en estas obras, ¿a qué motivo responde la selección de materiales?

FdA. Por ejemplo, las resinas por su belleza, transparencia, la capacidad que tienen de transformar el color y otorgar una amplia gama de matices. El neón por su fragilidad y potencia y capacidad de cambiar el entorno.

BA. ¿Habías trabajado con ellos antes? ¿Qué otras técnicas y materiales te interesan?

FdA. Con estos materiales, no. En general, me interesan aquellos materiales que se adapten a diferentes realidades y que, gracias a su composición, permitan generar múltiples formas de expresión.

BA. ¿Cómo ha sido tu experiencia trabajando para proyectos para Stella McCarthey, Gucci o Disney?

FdA. Me parece muy interesante y emocionante trabajar con grandes firmas como Stella McCarthey, Gucci, Coca-Cola, G Star, Nike… aunque también le he visto una parte negativa, que es la limitación creativa por el carácter definido de la marca a lo largo de su trayectoria. Siempre me ha gustado más embarcarme en proyectos para pequeñas empresas en las que tener mayor libertad a la hora de crear.

BA. ¿Qué emociones y pensamientos mueven tu proceso creativo?

FdA. Cada día me mueven distintas emociones y es por ello que trabajo de forma simultánea en varias obras. Por ello, dependiendo del día y del estado de ánimo que tenga en ese momento, me dedico a trabajar en unas obras o en otras.

BA. ¿Qué temas atraen tu curiosidad artística?

FdA. Las relaciones intra e inter-personales, la sexualidad, la decadencia, el vaivén entre lo superficial y lo profundo. En resumen, todo lo que podríamos englobar en el campo de la psicología.

BA. ¿Cómo nació tu interés por el arte?

FdA. De una forma muy natural, ya que mi padre al ser también artista me ha hecho vivir el arte como una faceta más de lo cotidiano en mi vida.

BA. ¿Te verías ejerciendo otra profesión?

FdA. Por supuesto, claro que sí, aunque en una profesión en la que tenga que hacer uso de la creatividad, que tenga que ver con lo creativo. Por ejemplo, maquillador, diseñador de moda…

BA. Todo final conlleva a un nuevo inicio. Tras la inauguración de InShine, ¿dónde te gustaría estar en unos meses?

FdA. Pues en unos meses me veo siguiendo mi intuición en el proceso creativo y preparando la próxima exposición.