ARCO 2020: es solo una cuestión de tiempo

Sabrina Tortora

La edición 39ª de ARCOmadrid 2020 se centra en la propuesta «It’s Just a Matter of Time», una sección comisariada por Alejandro Cesarco y Mason Leaver-Yap, quienes explican que «esta cita reflexiona sobre formas de dispersión continuas: cómo la influencia transita a favor y en contra del tiempo». Bajo esta idea se presentan en IFEMA, hasta el 1 de marzo, 16 artistas en una exposición multigeneracional, que capta el interés de los amantes del arte nada más entrar en la feria.

Esta propuesta se suma a la del total de 209 galerías de 30 países diferentes que conforman ARCOmadrid 2020, donde este año HAY MUCHO QUE VER. Y es que resulta estimulante entrar y asumir el reto de enfrentarse a tantas visiones artísticas tan disímiles entre sí, no solo porque pertenecen a artistas de muchos rincones del globo, sino porque abordan una gran cantidad de temas, muchos muy subjetivos.

Ante tantas opciones, hay que tomar decisiones. Pero para esto, una de las ventajas de ARCO es que ofrece al visitante la oportunidad de poder hablar directamente con los artistas, curadores y expertos que acompañan a cada muestra. No hay nada mejor que poder preguntar directamente por el significado de una obra, porque resulta fascinante encontrarse con respuestas muchas veces ambiguas, abiertas o totalmente diferentes a lo que nosotros vemos, entendemos o percibimos de una obra.

Por ejemplo, una de las imágenes que más capta la atención de los visitantes es la de dos manos gigantes e iluminadas sobre un fondo blanco. Al conversar con Philippe Manzone, encargado de mostrar la obra «Notes for a Poem on The Third World», de Glenn Ligon, hemos sabido que parte de «Black Life Matter», una reciente protesta en Estados Unidos en contra de la violencia policial hacia personas de color, en la que los participantes caminaban con las manos en alto. Philippe resalta que lo genial de esta imagen es que las manos pueden significar también muchas otras cosas para el que las ve. Un juego de manos entre niños, por ejemplo.

ARCO reúne pinturas, esculturas, instalaciones, fotografías, vídeos, new media, dibujos, grabados e instalaciones elaboradas con una gran variedad de técnicas y materiales. Algunas muestras son interactivas, otras inmersivas, algunas invitan al visitante a jugar. Y también hay obras que tienen detrás historias insospechadas.

Es el caso de uno de los stands que muestra obras de artistas cubanos. En BelAir hemos hablado con el curador Pepe Fernández, que nos cuenta que lo que vemos en él son piezas que pertenecen a “Detrás del Muro”, un proyecto sociocultural que propone intervenciones artísticas en el Malecón de La Habana. En una esquina se ve la palabra «Fe» y él nos explica que es una réplica a escala de una obra efímera de más de ocho metros que se instaló en el malecón. Aquí toca reflexionar entonces sobre la idea de que ARCO capta mucho más que una variedad de obras, nacionalidades y técnicas. Sino que es una oportunidad para capturar, de alguna manera, el paso del tiempo. Porque tener la oportunidad de ver en Madrid, años después de su muestra, el testimonio de una obra efímera que solo vieron unos pocos en La Habana, Cuba, realmente impresiona.

Pepe nos comenta que la palabra «Fe» es, por un lado, un mensaje de esperanza por parte de su autor, Adonis Flores, pero, por otra, es el símbolo en la tabla periódica del hierro. Y es justo con hierro reciclado el material con el que fue construida la obra original, de aproximadamente ocho metros de altura, sobre el andamiaje de un edificio. El reciclaje entonces pasa a significar una suerte de reinvención y, por tanto, de fe. Brillante.

ARCO es también un espacio de contrastes. Hacia el final de la visita pueden verse unos cascos de construcción blancos en el suelo. ¡175 para ser exactos! Cada uno tiene impreso el nombre de algún pensador, artista o escritor, como por ejemplo Nietzsche o Sartre. El contraste entre lo concreto de una disciplina como es la Arquitectura (pensamos en ella porque son cascos de obras) y otras como la Filosofía o la Literatura, que pueden ser más abstractas, resulta muy interesante. Hablamos de la instalación «Les Monuments», de Mounir Fatmi, que ha querido expresar con ella que estas personalidades han sentado las bases para la construcción de nuestra sociedad.

La Feria Internacional de Arte Contemporáneo ofrece la oportunidad de poder tener una experiencia totalmente personal, nuestra visita no se ha parecido seguro a la de ningún otro visitante de la cita. Y esto es lo genial del arte contemporáneo. Y del arte en general. Que cada quién podrá tener una impresión totalmente personal. Por eso te invitamos a visitarla si tienes oportunidad, porque es, en definitiva, una oportunidad irrepetible. Es solo una cuestión de tiempo.