Cómo sobrevivir al Blue Monday… divirtiéndote

Sabrina Tortora

Es inevitable, nuevamente ha llegado el día más triste del año. Desde 2005, cuando Cliff Arnal, un profesor de la Universidad de Cardiff, usó el término por primera vez, el Blue Monday se ha vuelto cada vez más popular. ¿La explicación? El estado de ánimo de las personas tendería a bajar por el final de las fiestas, el clima, las deudas y las metas que nos hemos fijado para el nuevo año pero que aún no hemos puesto en marcha…

Así que si realmente cumples con todos estos requisitos para que el día de hoy se convierta en el más triste… ¡no te preocupes! En BelAir te traemos la fórmula para darle la vuelta a la tortilla y que este Blue Monday no te arruine tu buen humor:

Comfort food: un botiquín de primeros auxilios

Si hay un término que nos encanta es el de “comfort food” o comida para reconfortar. A todos nos pasa que podemos atribuir un valor sentimental a ciertos platos, bien sea porque nos los preparaba un ser querido o porque los probábamos en circunstancias especiales. Así que si hoy nos sumamos a esta tendencia tendremos una sonrisa asegurada. Y si, además, le añadimos un toque saludable ya tenemos la receta perfecta para convertir el Blue Monday en un día reconfortante.

¿Te faltan ideas? Puedes visitar Paprika, un gastro café ubicado al pie de las Cuatro Torres de Madrid, cuya especialidad es justamente lo que ellos denominan “comida de verdad” (elaborada con cariño 😉).

El humor, el mejor de los recursos

Una buena comedia siempre puede cambiar nuestro estado de ánimo. El humor es un recurso excelente, pues nos permite hacer catarsis, evadir momentáneamente nuestras preocupaciones diarias y sincerarnos con nosotros mismos -drama aparte-.

Y justamente eso es lo que se propone Ángel Martín con su espectáculo “Ja Je Ji Jo Ju”, en el que nos libera de una de las preocupaciones que muchos compartimos: la realización de nuestros sueños y romper con nuestras rutinas diarias. No te lo pierdas, pues está ahora en cartelera en La chocita del Loro, en Madrid.

La familia: para lo bueno y para lo malo

Bien sea con nuestra familia biológica o con aquella que nosotros hemos elegido, lo cierto es que algunas situaciones pueden ser más llevaderas si estamos bien acompañados. Y si además contamos con un planazo, pues mejor.

Desde un café con amigos o un paseo revitalizante al acabar el día, hasta actividades más sorprendentes como, por ejemplo, un “escape room”. Los hay de todos los temas y para todos los gustos y nos permiten unir nuestras fuerzas con la de nuestros compañeros de sala para lograr la misión que nos proponen. Refugio 27, en Barcelona, ofrece una experiencia tecnológica e hiperrealista: debes sobrevivir al apocalipsis nuclear y, utilizando armas futuristas, abandonar el refugio antes de que se termine el soporte vital. Nos ha gustado este en particular, porque, aunque no logres el objetivo, esta situación probablemente hará que pongas en perspectiva tus problemas al salir.

Sol@ o acompañad@: ¡entra en una sala de cine!

¿El Blue Monday te supera? ¿No es posible quedar para alguna actividad especial? No desesperes, pues si has llegado hasta la noche, siempre te queda el recurso de ir al cine. Y permítenos decirte que estás de suerte: la surcoreana “Parásitos” está en cartelera.

Lo primero: no te dejes espantar por su título. Esta cinta está nominada este año nada más y nada menos que a “Mejor película”, “Mejor película extranjera” y “Mejor director” en los premios Oscar (además de otras tres categorías más). Combina a la perfección el thriller con la comedia negra y promete no dejarte indiferente. Reirás seguro.

Si estás triste, siempre puedes visitar el “pueblo más feliz de España”

Torreiglesias quiere convertirse en el pueblo más feliz de España gracias a una iniciativa del Congreso Internacional de Alcaldes e Innovación y la Diputación de Segovia. Se trata de una pequeña población segoviana en la que solo viven 100 habitantes, pero que destaca por su tranquilidad, su naturaleza y la convivencia de sus vecinos. El secreto de la felicidad, según ellos, es compartir los buenos momentos con la gente del pueblo.

Así que ya tienes una excusa para tu siguiente escapada rural. En este enclave podrás despejar la mente mientras disfrutas del paisaje y, si quieres quedarte también a dormir, puedes pasar la noche frente a una de las chimeneas de Viejo Horno, una de sus preciosas casas rurales.