Si estás embarazada no desesperes… ¡También puedes disfrutar de la cena de Nochevieja!

Sí, lo sabemos, estas fechas no son las mejores para las embarazadas: embutidos al centro de la mesa, mariscos, salmón ahumado, vino, queso sin pasteurizar, carne al punto y, cómo no, una ensalada apetitosa para “rebajar” las calorías ingeridas anteriormente. Todos productos prohibidos que una mujer en estado de buena esperanza no puede permitirse y que convierten la alegría de estas citas en un auténtico drama para todas ellas.

Así que si estás embarazada, no desesperes, porque te proponemos estos platos que podrás comer y que gustarán a todos los comensales, además de ser muy saludables, porque tomando algunas precauciones es posible transformar las recetas más clásicas en auténticos manjares que podrás degustar junto a los tuyos:

Entrantes

Espirales de jamón y queso: una apuesta segura para cualquier ocasión que, además, es muy sencilla de hacer. Además, su presentación puede ser fría o caliente, lo que facilita la elaboración del resto de platos en este tipo de citas. Para elaborarlas solo necesitas masa de hojaldre, jamón cocido, jamón serrano o pavo, queso en lonchas pasteurizado (puedes jugar con varios tipos para hacer un surtido de espirales) y un huevo para ‘pintar’ cada unidad. Precalentar el horno a 200º. Extender la masa de hojaldre sobre una superficie plana y colocar sobre ella las lonchas de jamón o pavo y, sobre ellas, las de queso. Enrollar la masa hasta formar un tubo y cortar en trozos de uno o dos dedos de grosor. Colocarlos en el horno sobre una bandeja con papel vegetal y pintarlos con huevo batido (un pincel de silicona es lo ideal). Dejar 15 minutos a 200º y ¡ya tenemos nuestras deliciosas espirales! 

Champiñones rellenos de queso: otro entrante que hará las delicias de los comensales. Para elaborarlo necesitas champiñones, crema de queso pasteurizada, un limón, perejil picado, tomillo, albahaca, pimienta negra molida y sal. Lava muy bien los champiñones para quitar bien la tierra, corta los tallos y sécalos con un paño. En un recipiente mezcla la crema de queso con las hierbas aromáticas y el zumo de medio limón hasta conformar una pasta muy fina. Después salpimienta. Rellena cada uno de los champiñones con esa pasta y hornéalos durante 10 minutos a 200º.

Primero 

Cóctel de gambas: sí, como lo lees. Puedes elaborar (y comer) cóctel de gambas para Navidad. Aunque lo tienes que hacer teniendo en cuenta una serie de precauciones: que el marisco esté perfectamente cocido. Si no tienes claro este punto, cuece el marisco en agua hirviendo salada durante unos minutos. Después, pela cada pieza y reserva. Para la base de la copa donde vas a presentar el cóctel puedes colocar un mix de lechugas con rúcula y canónigos, previamente lavado con lejía alimentaria. Mezcla las piezas peladas y lavadas con mahonesa light (no casera) o con salsa rosa. Colócalas sobre la base de lechugas y decora con una rodaja de limón. ¡Voilá!

Segundos

Lenguado a la naranja: si eres de las que prefiere el pescado a la carne, esta es tu receta para Navidad. Para elaborarla necesitas filetes de lenguado, media naranja por cada uno de ellos, mantequilla light, almendras picadas, tomates cherry, sal, pimienta y aceite de oliva. Su elaboración es muy sencilla: salpimienta los filetes y dóralos en una plancha o sartén con un poquito de aceite. En un cazo con agua cuece la piel rallada de las naranjas, la mantequilla y las almendras picadas. Remueve de vez en cuando. Antes de que hierva apártalo del fuego y echa un poco de esta salsa sobre cada uno. Después hornéalos durante 15 minutos a 200º o hasta que se gratinen. ¡Y listo!

Solomillo de cerdo ibérico con salsa de pistachos y granadas: suena muy elaborado, pero la verdad es que el tiempo de preparación de este plato no llega a 30 minutos. Para chuparte los dedos con esta receta solo necesitas solomillos de cerdo ibérico, pistachos pelados, 1 granada, 2 dientes de ajo, aceite de oliva, sal, pimienta y harina. Precalienta el horno a 180º mientras salpimientas los solomillos y los cubres con harina, retirando el exceso. Séllalos en una sartén con una cucharadita de aceite y después colócalos en una fuente para hornear. Bate casi todos los pistachos, el ajo (retira el germen interior), un poquito de aceite de oliva y algunos granos de la granada. Añade sal si lo consideras necesario al probar. Vierte la mitad de esta salsa sobre los solomillos y hornéalos 9 minutos a 180º. Cuando pase ese tiempo dales la vuelta y déjalos otros 9 minutos más. Comprueba que estén bien hechos y, en caso contrario, déjalos hasta que su interior esté totalmente horneado. Para presentarlos, vierte el resto de la salsa sobre ellos, así como los pistachos sobrantes y algunos granos de la granada.

Postres

Son los que nunca pueden fallar en esta época del año: turrón, polvorones, bolitas de coco, panettone, etc. Pero si estás embarazada debes tener cuidado a la hora de sobrepasarte con la cantidad que tomas, ya que estos postres son muy calóricos y no ayudan a controlar el peso, lo que puede poner en riesgo tu salud y la del feto. Más cuidado debes tener, si cabe, en el caso de que hayas sido diagnosticada de diabetes gestacional. Por eso te proponemos estas recetas de postres sencillos, pero muy apetitosos, que no te harán suspirar por los tradicionales dulces de Navidad:

Brochetas de fruta: muy fáciles de hacer, estas brochetas pueden elaborarse con todas las frutas que quieras, depende de tus gustos y tu imaginación. Eso sí, siempre lavadas y peladas con pulcritud. Para ello, solo tienes que cortarlas en trozos pequeños, disponerlas en los palitos especiales para brochetas y llevarlas a la parrilla o la plancha unos minutos a cada lado.

Macedonia de fruta: la versión ‘en crudo’ de la anterior receta, más fácil aún de elaborar, ya que solo requiere elegir la fruta que más nos guste (3 o 4 variedades diferentes), pelarla, lavarla y ¡comenzar a disfrutarla! Elige siempre fruta que se pueda pelar o, en su defecto, tendrás que lavar cada pieza con lejía alimentaria para poder comértela.

Por supuesto, sobra decir que el alcohol está totalmente prohibido para las mujeres embarazadas, pero existen alternativas para brindar que bien merecen la pena ser mencionadas: cervezas 0,0% o cava sin alcohol están en el podio de las bebidas que más triunfan en este tipo de celebraciones cuando se está esperando un hijo. Y, por qué no decirlo, no tienen nada que envidiar a sus hermanas mayores.

Rocío Rodríguez

Rocío Rodríguez

Inconformista por naturaleza, no para de cambiar la decoración de la oficina cada vez que algo no le cuadra. Sigue con ahínco las últimas tendencias, por lo que si eres una auténtica decolover, no te pierdas todo lo que tiene que contarte. Y si ve algo mal escrito… ¡más nos vale echar a correr!