Maquíllate cada día, sea verano o invierno, con protección solar

Sol Recio

Muchas veces nos preguntamos cuáles son esos productos milagro que hacen que muchas de nuestras influencers favoritas sigan manteniendo una piel perfecta con el paso de los años… Pero desde BelAir te adelantamos que en el cuidado de la piel los milagros no existen… Lo que sí existe es un secreto infalible que, ya sea por desconocimiento o por pereza, no muchas personas ponen en práctica: la protección solar.

El sol puede causar daños permanentes en nuestra piel

En muchas ocasiones no somos conscientes de la importancia que tiene la exposición de nuestra piel al sol, y aún menos de los daños que este puede llegar a provocar. A veces, olvidamos que las radiaciones solares y la sobreexposición a estas pueden acabar siendo perjudiciales para la salud, causando manchas solares, acelerando el foto-envejecimiento de nuestra piel e, incluso, originando quemaduras solares que implican daños permanentes en nuestra dermis.

Así que, ¡no seas perezos@! Protegerse del sol a diario es tan necesario como mantener nuestro cuerpo hidratado. Y hay muchos productos como estos de https://ladival.es/proteccion-solar/ que se convertirán en nuestros mejores aliados. Porque, aunque el verano haya terminado, debemos tomar conciencia de que nuestra piel continúa necesitando de este cuidado para protegerse de los principales factores externos que causan el envejecimiento cutáneo, como la radiación ultravioleta (UV). Así que ¡toma nota!, porque según su longitud de onda existen tres tipos de radiaciones que pueden afectarnos directamente:

  •  Radiación UV-A: su gran longitud de onda hace que la radiación penetre en mayor cantidad hasta la dermis. Con un alto nivel de energía, aumenta la formación de radicales libres, causando un envejecimiento prematuro y daños permanentes en la dermis.
  • Radiación UV-B: radiación, que, aunque solo llega hasta la epidermis, es la responsable de las quemaduras solares.
  • Radiación UV-C: es la que contiene mayor energía, pero es a la vez la “menos peligrosa”, ya que no llega a la superficie terrestre gracias a la capa de ozono.

Como en cada momento del día estamos expuestos a diferentes radiaciones, existen los filtros solares, que son los principales protagonistas de la protección solar. Su mayor propiedad es que reflejan, absorben y dispersan los rayos solares, con el objetivo de proteger la piel de los efectos dañinos del sol, para poder disfrutar solo de lo bueno que nos aporta el astro rey, sin riesgos. Y, por supuesto, es totalmente compatible con nuestro maquillaje diario.

Maquillaje adaptado a la necesidad de cada piel

Así que no busques excusas… Sabemos que cada piel es un mundo y la cosmética, consciente de ello, ha evolucionado mucho hasta conseguir fórmulas que se adaptan a la necesidad de cada tipo de piel. Por eso existen cremas de protección facial que, además de prevenir el envejecimiento prematuro de la piel, actúan directamente sobre las manchas y la pérdida de la elasticidad. Además, se pueden aplicar junto a nuestro maquillaje diario, ya que se absorben de forma inmediata.

Un gran mito: “Yo no me echo protector solar porque es invierno y no hace sol”.

Así que cuidado, ya que solo hay un paso del famoso “yo no me lavo la cara porque no me he maquillado” a “yo no me echo protector solar porque es invierno y no hace sol”. Precaución con esto, ya que es un gran mito y uno de los mayores errores que puedes cometer en el cuidado de tu piel. Porque, en general, solemos asociar la necesidad de echarnos protección solar con el calor y el verano, y, sin embargo, la radiación que recibimos del sol en invierno también es perjudicial para nuestra piel.

La alternativa a la base de maquillaje, protección solar con color

Aunque ya somos conscientes de que el verano acabó y guardamos los bañadores y las chanclas hace unos meses, hay muchos días en los que nos apetece darnos un toque de color y tener un aspecto más bronceado. En BelAir te mostramos una alternativa para tu rutina facial, con el objetivo de que consigas el colorcito de piel deseado durante esta época del año. Pero sin dejar de protegerte. Se trata de las cremas de protección solar con color, que cuentan con pigmentos que aportan el tono deseado y, al mismo tiempo, protegen del sol. Un aliado perfecto, que además funciona como alternativa a la base de maquillaje.

Con protección solar ya puedes disfrutar de las propiedades de nuestro sol, porque tiene acciones que psico-estimulan nuestro estado de ánimo, gracias a la producción de la serotonina, la hormona de la felicidad. Y no olvides, sea cual sea tu tipo de piel, grasa o seca, que tu cutis en invierno también se verá afectado y necesitará de buenas rutinas de hidratación diarias.