Skin-icing, la técnica beauty con hielo que devuelve el brillo a tu piel

María de la Plaza

Las múltiples propiedades y beneficios de aplicar frío en la piel han estado presentes a lo largo de la historia gracias a referentes en el mundo de la belleza, que han utilizado esta técnica para dar un efecto ‘glow’ al rostro sin necesidad de recurrir a otro tipo de productos. Años más tarde, esta modalidad ha adoptado el término Skin-icing y, en cuestión de muy poco tiempo, se ha convertido en tendencia viral en las redes sociales.

La mismísima Irina Shayk es una de las que han vuelto a poner sobre la mesa esta técnica de belleza. La modelo ha llegado a asegurar, en un sencillo tutorial de belleza, que esta técnica forma parte de la rutina diaria para su piel.

Skin-icing, lo beneficios del hielo en tu piel

Todos nos hemos preguntado alguna vez por qué cuando nuestra piel está expuesta a tan bajas temperaturas parece evolucionar hacia una textura mucho más suave, tersa e, incluso, con una tonalidad más sana. No obstante, una prolongada exposición y sin los productos adecuados para poder suplir las carencias que genera el frío, puede no ser tan beneficioso como creemos.

Cuando sometemos nuestro rostro al frío, la capa córnea de nuestra piel adelgaza. Esto trae consigo la pérdida de células con mayor facilidad, lo que puede provocar piel seca, tirante e, incluso, desencadenar patologías como la dermatitis.

Sin embargo, la técnica de Skin-icing ha logrado el beneplácito de los expertos en cosmética, quienes confirman un beneficio en la piel, ya que se trata de una exposición poco prolongada. Este truco de belleza:

🦩 Rejuvenece la piel gracias a la estimulación de la circulación sanguínea

🦩 Tonifica la piel y evitar la aparición de líneas de expresión

🦩 Desinflama la piel

🦩 Ayuda a luchar contra las ojeras

🦩 Previene el acné

🦩 Cierra los poros antes de maquillarte 

Skin-icing

¿Cómo trabajar Skin-icing sobre nuestra piel?

Es muy importante que tengamos en cuenta que excedernos en su uso puede ser dañino. Por lo que debemos utilizar esta técnica con cautela y aprovechando todos sus beneficios sin potenciar sus daños. Para ello:

🦩 Limpia tu rostro en profundidad y asegúrate de tenerlo libre de impurezas.

🦩 Seca bien el exceso de agua con pequeños toquecitos para no dañar la piel.

🦩 Coge un hielo y cúbrelo con un paño fino y con tacto suave.

🦩 Aplícalo sobre la piel con movimientos circulares.

🦩 Comienzo con la Zona T de la cara; continua con las mejillas y cuando llegues al contorno de los ojos hazlo suavemente. Por último, no olvides pasar el hielo por el cuello.

🦩 Después aplícate un tónico que se adecue a tu tipo de piel.

Skin-icing, el mejor truco para acabar con el acné

Si estás sufriendo problemas de acné y has probado todas las cremas y tratamientos habidos y por hacer… ¡Prueba la técnica Skin-icing y nos cuentas!

Coge un trozo de tela y envuelve dentro un puñado de cubos de hielo. Colócalos en la zona más propensa a formar granitos. El hielo contribuye a combatir el exceso de sebo. ¡Pero cuidado con las zonas ya afectadas, porque podrían irritarse! Utiliza esta técnica con cabeza. Y, si quieres un beneficio extra, prepara los hielos con agua de rosas, té verde o manzanilla. Estos ingredientes, aplicados en frío te ayudan a reducir la inflamación y atenuar las líneas de expresión.

¡Y un último consejo! Aprovecha la rutina de noche para estas técnicas, ya que la exposición al sol posterior podría no ser beneficiosa.