Mónica de la Fuente: “Dormir mal un día no es preocupante, pero hacerlo continuamente es un gran problema para nuestra salud”

Rocío Rodríguez

Georgina Rodríguez, Vicky Martín Berrocal, los futbolistas Marcelo, Marcos Llorente o Ibai Gómez y nombres relacionados con la salud como Xevi Verdaguer o Beatriz Larrea ya lo han probado. Y todos tienen un veredicto: el sistema de descanso Hogo funciona. O por lo menos eso dice la ciencia. Por eso, en BelAir hemos querido conocer más de cerca esta innovación española de la mano de Juan Alfaro, Managing partner de la compañía, y de la científica Mónica de la Fuente, quien dirige el Grupo de Investigación ‘Envejecimiento, Neuroinmunología y Nutrición’ de la Universidad Complutense de Madrid y del Instituto de Investigación del Hospital 12 de Octubre.

Georgina Rodríguez

Conocemos la tecnología Hogo

BelAir. Cuéntanos en qué consiste esta tecnología

Juan Alfaro. Se basa en cuatro pilares básicos: adaptación vertebral, para cada usuario que se lleva a cabo durante la instalación del sistema y nos permite evitar los aplastamientos vertebrales que van sucediendo con el paso del tiempo; termorregulación, cada usuario descansa según su temperatura corporal evitando los procesos de sudoración y frío por los cuales nos despertamos; protección y eliminación de la contaminación electromagnética que contiene nuestro organismo; y ionización negativa, ya que el sistema de descanso emite iones negativos que contrarrestan los iones positivos que son los perjudiciales para la salud, por lo que esta ionización nos traslada a dormir a pie de playa o en medio del campo.

BA. ¿En qué ha consistido el estudio científico que has realizado con este sistema de descanso?

Mónica de la Fuente. Nuestro grupo de investigación lleva muchos años investigando sobre el papel del sistema inmunitario y el estrés oxidativo e inflamatorio en el proceso de envejecimiento y cómo podemos intervenir con nuestro estilo de vida para hacer ese inevitable proceso lo más lento posible y así tener una mayor longevidad saludable. En este contexto, y dado lo importante que es un apropiado descanso nocturno para la salud, nos propusimos investigar el posible efecto positivo que la utilización del sistema de descanso Hogo podría tener sobre el funcionamiento de las células inmunitarias, el estado oxidativo e inflamatorio y su repercusión en la velocidad a la que se está envejeciendo, esto es, en la edad biológica. Dado que sabemos que en la actualidad estamos inmersos en contaminación electromagnética, emitida por la tecnología que nos rodea, y que dicha contaminación es capaz de alterar nuestro sueño y los procesos de reparación que suceden durante el mismo, afectando la salud, nos pareció interesante estudiar el efecto que tendría usar un sistema de descanso que permite controlar dicha exposición. 

A los 42 hombres y mujeres voluntarios que han participado en el estudio se les explicó el diseño experimental y los posibles efectos beneficiosos de dormir en una cama con las características de un sistema que aísla y “limpia” de los campos electromagnéticos del medioambiente y que está hecho de materiales naturales. Se les asignó aleatoriamente bien una cama con el sistema de descanso Hogo (a 31 de los participantes) o una cama estándar (a 11 de los mismos, para comprobar el efecto placebo). Antes de empezar a utilizar esas camas y dos meses después de hacerlo, se les tomo una muestra de sangre y en la misma se analizaron diversos parámetros de función inmunitaria, de estrés oxidativo e inflamatorio, y se determinó la edad biológica.

Mónica de la Fuente
Mónica de la Fuente

Los resultados han sido sorprendentes, puesto que en ese periodo de tiempo, de tan solo dos meses, las personas que utilizaron el sistema Hogo mejoraron su inmunidad, su estado de oxidación e inflamación y “rejuvenecieron” su edad biológica significativamente, y esto no sucedió en las del grupo placebo, las cuales no mostraron ningún cambio en los parámetros estudiados.

Puesto que los participantes en el estudio no experimentaron ninguna otra modificación en su estilo de vida, salvo la utilización de la cama, los resultados encontrados solo pueden ser atribuibles a la utilización de este sistema de descanso.

BA. ¿Cómo ha sido el proceso de I+D hasta llegar a alcanzar esta tecnología?

JA. En Hogo llevamos más de 25 años investigando para conseguir producir el mejor sistema de descanso del mundo, y nuestro I+D ha consistido fundamentalmente en continuos contactos con las más prestigiosas universidades y centros científicos del mundo, la aproximación a todas las investigaciones relacionadas con el descanso, la revisión continua de todos los contrastes empíricos que relacionan descanso con salud y el conocer de la mano de los primeros especialistas el poder regenerador que sufre nuestro organismo cuando dormimos y, sobre todo, innumerables viajes para conocer los países productores de los mejores materiales del mundo para poder ensamblarlos en nuestro sistema.

Sabemos que hoy hemos conseguido producir la mejor innovación en el descanso para el mundo, pero no vamos a parar ahí y en breve estaremos presentando nuevas innovaciones al mercado que demuestran que nuestros productos avanzan al ritmo que nos manda la evolución tecnológica de nuestro planeta.

Juan Alfaro Hogo
Juan Alfaro

La importancia del descanso para la salud

BA. ¿Cómo logra mitigar los campos electromagnéticos y las radiaciones? ¿A qué tipo de campos electromagnéticos y radiaciones estamos expuestos en la actualidad y cómo pueden llegar a empeorar nuestra calidad de vida?

MF. Este sistema de descanso cuenta con una tecnología española patentada, que permite crear una especie de “burbuja” protectora frente a los campos electromagnéticos y hace posible la eliminación de esa radiación que se haya acumulado en el cuerpo.

En nuestra vida moderna estamos inmersos de forma crónica en contaminación electromagnética, la cual procede de los múltiples aparatos emisores de campos electromagnéticos que utilizamos continuamente.  Hay ya muchas investigaciones científicas que demuestran que la presencia de ese exceso de contaminación electromagnética, para el que el ser humano no ha tenido tiempo de adaptarse, nos está dañando la salud y nos hace envejecer más rápidamente. 

BA. ¿De qué manera mejora nuestro sistema inmunológico y reduce los procesos oxidativos e inflamatorios del organismo?

MF. En el estudio que hemos realizado se ha analizado el estado de diversas funciones inmunitarias esenciales para el mantenimiento de la salud, y que se ha comprobado se deterioran con el proceso de envejecimiento, el cual se acelera con la exposición diaria a los campos electromagnéticos. Sin embargo, las personas que utilizaron durante dos meses el sistema de descanso Hogo vieron mejoradas esas funciones inmunitarias significativamente. Por otro lado, el estrés oxidativo e inflamatorio, que es la base del deterioro inmunitario comentado y del envejecimiento, aumenta con la exposición continuada a los campos electromagnéticos.

No obstante, tras esos dos meses usando este sistema de descanso, las defensas antioxidantes y antiinflamatorias aumentaron y los compuestos oxidantes e inflamatorios disminuyeron, reconstituyéndose así el balance oxidativo e inflamatorio que permite el mantenimiento de la salud y, por consiguiente, ralentiza la velocidad a la que se envejece, hecho que permite una mayor longevidad saludable. Curiosamente, estos resultados no se observaron en los participantes que durmieron sobre camas standard. Por tanto, estos resultados nos indican que este sistema de descanso mejora nuestro sistema inmunológico y disminuye el estrés oxidativo e inflamatorio del organismo gracias a esa tecnología que nos “limpia” de los campos electromagnéticos.

Sistema de descanso Hogo

BA. Háblanos de estos procesos oxidativos e inflamatorios que afectan día a día a nuestro organismo. En un contexto como el actual, estos factores cobran, si cabe, más importancia que nunca…

MF. Constantemente nuestras células, dada la necesaria utilización del oxígeno para poder vivir, producen lo que se conoce como radicales libres y especies reactivas de oxígeno, y que podemos denominar, en general, “oxidantes”. Estos oxidantes, al oxidar nuestras macromoléculas, las dañan, deteriorando el funcionamiento celular y el del organismo. Para controlar este daño, se cuenta con defensas antioxidantes que neutralizan el exceso de oxidantes. Puesto que los oxidantes son también necesarios para muchas funciones corporales, es esencial tener un buen equilibrio entre las cantidades de oxidantes y de defensas antioxidantes para conseguir el mantenimiento de la salud.

El problema aparece cuando dicho balance se rompe, acumulándose una mayor cantidad de oxidantes frente al de las defensas antioxidantes, que es lo que se conoce como “estrés oxidativo”. Este desequilibrio es el causante del deterioro funcional del organismo, está en la base de prácticamente todas las enfermedades y en la del envejecimiento. Igualmente, el desequilibrio entre compuestos proinflamatorios y antiinflamatorios, a favor de los primeros, es denominado “estrés inflamatorio”, y puesto que la oxidación y la inflamación son dos procesos que se dan conjuntamente, ese estrés inflamatorio es también la base de múltiples enfermedades y del envejecimiento.

Actualmente, en nuestro estilo de vida abunda una inadecuada respuesta a las múltiples situaciones de estrés emocional con las que nos enfrentamos, las cuales parecen superarnos. Esto nos lleva a manifestar estados de ansiedad. Curiosamente una persona en esas condiciones tiene estrés oxidativo e inflamatorio y se encuentra más envejecida. Si a esa situación se le une que tenemos una dieta inapropiada, no hacemos nada de actividad física y nuestro sueño es poco reparador, nos encontramos con todo lo necesario para tener un mayor estrés oxidativo e inflamatorio. Y, por tanto, peor salud y un envejecimiento acelerado. 

BA. Parece ser que la utilización del sistema Hogo también mejora una serie de hormonas relacionadas con nuestra respuesta a las situaciones de estrés. ¿Realmente habéis encontrado en este producto el elixir de la eterna juventud?

MF. Aunque los resultados obtenidos en el estudio hormonal están todavía en vías de publicación, sí que hemos observado una mejoría significativa tras los dos meses de utilización del sistema Hogo en una serie de hormonas relacionadas con nuestra capacidad de controlar las situaciones de estrés emocional. Un hecho típico del envejecimiento es la poca capacidad que se tiene de controlar tales situaciones, lo que nos lleva a la pérdida de salud y a una menor esperanza de vida.

También hay toda una serie de estudios que muestran una asociación directa entre la calidad del sueño y el bienestar general y cómo, a medida que envejecemos, ese sueño tan necesario para las adecuadas funciones cognitivas, metabólicas e inmunitarias se deteriora considerablemente.  Por los resultados que estamos encontrando, el descanso en este sistema, aunque no se le puede considerar el elixir de la eterna juventud, sí parece conseguir unas adecuadas cantidades de hormonas muy necesarias para enfrentarnos al estrés y conseguir una buena situación emocional. Esto, junto con una mejor inmunidad que nos permite defendernos frente a infecciones y cánceres, nos aporta ese apropiado estado de salud que se refleja en una menor velocidad de envejecimiento, esto es, en un rejuvenecimiento de la edad biológica.

Sistema descanso Hogo

BA. ¿Qué consejo darías a las personas que peor están pasando la situación actual (falta de sueño, mayor estrés por el teletrabajo, no poder ver a los suyos, etc.)?

MF. Yo les diría que es importantísimo afrontar cada situación de la vida con la mejor actitud que sea posible, controlando nuestro estado de estrés. El vivir con un cierto optimismo se ha comprobado que mejora los sistemas fisiológicos, no solo los homeostáticos (el nervioso, el endocrino y el inmunitario, que son la base de la salud), también todos los otros como, por ejemplo, el cardiovascular. Además, esto es una cuestión muy personal.

En una reciente publicación de nuestro grupo hemos demostrado que las personas que perciben que tienen un gran estado de estrés, aunque objetivamente no sea para tanto, tienen una peor inmunidad, un mayor oxidación e inflamación y una mayor edad biológica, lo que les va a acortar bastante su esperanza de vida. Como en el mantenimiento de la salud influye, además de los genes que cada uno tenga, de forma más relevante el estilo de vida que se haga, el tener una dieta adecuada y buena actividad física y mental, además de un buen descanso y sin olvidar esa actitud positiva que hemos dicho, nos permitirá fortalecer nuestra salud y encontrarnos en mejores condiciones para enfrentarnos a la situación en la que nos encontramos. 

BA. ¿Cómo de importante es contar con un buen descanso día a día? ¿Qué pautas deberíamos tener en cuenta? ¿Cuántas horas de sueño son necesarias?

MF. Para mantener la salud es necesario dormir y descansar de forma adecuada. De hecho, la falta de sueño se asocia con menor capacidad física y mental y menos energía para afrontar las situaciones de la vida, así como con múltiples patologías, entre las que se pueden mencionar la diabetes, hipertensión, obesidad y enfermedades cardiovasculares, entre otras muchas. Además, la privación del sueño deteriora el sistema inmunitario, haciendo que seamos más vulnerables a infecciones o, incluso, a la aparición de tumores.

Por ello, es de vital importancia dormir entre 7-8 horas cada día, como recomiendan los expertos, y en ese tiempo alcanzar un sueño reparador. También es importante incorporar ciertas pautas para conseguirlo, como, entre otras cosas, tener un horario regular, hacer una cena ligera, dormir en total oscuridad, no utilizar dispositivos electrónicos antes de acostarnos y, en la medida de lo posible, no tenerlos dentro de la habitación.

BA. En la sociedad actual cada vez valoramos menos el descanso, es algo que hemos dejado aparcado para dejar paso al estrés, las prisas, etc. De hecho, solemos levantarnos cansados. ¿A qué se debe? ¿Cómo podría corregirse esta situación?

MF. Es cierto que en nuestra sociedad actual se valora poco el descanso, la calidad de nuestro sueño. Dormir mal un día no es preocupante, pero hacerlo continuamente es un gran problema para nuestra salud ya que durante el descanso es cuando se producen los procesos de reparación de nuestro organismo, es decir, recargamos las pilas.

Vivimos más preocupados por otras cosas, incluso somos más conscientes de la necesidad de una buena dieta y de hacer ejercicio que de dormir bien. Y el sueño es muy importante, por algo pasamos un tercio de nuestra vida durmiendo.

Dijo el Dalai Lama: “Dormir es la mejor meditación”. Un proverbio irlandés indica “Una buena risa y un largo sueño son las dos mejores curas para cualquier cosa”. Y Albert Einstein indicó: “El secreto de la creatividad está en dormir bien y abrir la mente a las posibilidades infinitas”.

Mirando hacia el futuro…

BA. La sostenibilidad también es muy importante para vosotros…

JA. En nuestros materiales es imposible encontrar componentes plásticos, químicos o derivados del petróleo. Apostamos por componentes orgánicos y biológicos: la madera de haya procedente de bosques de tala controlada de Rumanía con calidad AA y tratada con aceites y procesos naturales; la fibra coco proveniente del amazonas está completamente libre de químicos y productos sintéticos; el látex 100% natural proviene del tronco del árbol Hevea de la región hidrográfica amazónica; el algodón orgánico proviene de plantaciones ecológicas de España y Alemania y cuenta con garantía de ausencia de productos químicos y pesticidas; la lana merina proveniente de rebaños de oveja de raza merina, controlados y libres de herbicidas y pesticidas de Australia y Nueva Zelanda; y finalmente el cashmere originario de las cabras de Cachemira en el Tíbet.

BA. Hacia dónde crees que se dirige el futuro de los sistemas de descanso…

JA. Hacia la utilización de materiales naturales, hacia la eliminación de muelles y de camas conectadas a fuentes eléctricas, hacia la orientación perfecta de la cama en el dormitorio, hacia el conocimiento de la contaminación electromagnética en las diferentes habitaciones, hacia el conocimiento particularizado en las parejas demostrando que las necesidades posturales, de temperatura, etc. pueden ser distintas, hacia la demostración científica de los efectos que producen en un usuario un buen descanso.