Coronavirus y la industria de la moda: cómo están reaccionando las grandes empresas

Silvia della Savia

En este periodo de restricciones sociales que está afectando también a la Economía, algunas de las grandes compañías de moda han reaccionado para aportar su granito de arena a la lucha frente al coronavirus. La gran mayoría de ellas han cerrado sus tiendas físicas en todo el mundo, poniendo el foco en el e-commerce. Otras han puesto a disposición de los gobiernos su capacidad productiva para ayudar en esta lucha que nos compete a todos. Hacemos un repaso por las iniciativas más significativas:

El compromiso del Grupo Inditex

La compañía de Amancio Ortega no ha querido quedarse atrás en la lucha frente al Covid-19 y ha aprovechado el parón en sus tiendas físicas para poner al servicio del Estado español toda su capacidad logística, de aprovisionamiento y de gestión comercial, especialmente desde China, para atender las necesidades de urgencia, tanto de material sanitario como textil: máscaras, guantes, gafas protectoras, gorros, calzas y protectores faciales. De esta forma, ha comunicado que donará al Estado español unas 300.000 mascarillas quirúrgicas protectoras y explora la fabricación de batas sanitarias.

La situación del Made in Italy

Italia es otro de los grandes afectados por el Covid-19. Por ello, muchas empresas Made in Italy se han comprometido a donar ingentes cantidades de dinero a su sistema sanitario. Entre ellas Moncler, que ha puesto a disposición de la sanidad italiana 10 millones de euros para iniciar un proyecto promovido por la Región de Lombardía que prevé la construcción, en muy poco tiempo, de un hospital con más de 400 unidades de cuidados intensivos dentro de la antigua Feria de Milán. Por su parte, Giorgio Armani ha donado 1,25 millones de euros a los hospitales del país.

La producción se reanuda en China

Mientras tanto, las señales de recuperación y esperanza llegan desde China. El empresario textil Brunello Cucinelli ha compartido en su cuenta de Instagram un vídeo recibido directamente por los empleados de las boutiques chinas de la marca, que han reabierto sus puertas después de la cuarentena. “Ningún invierno dura para siempre y ninguna primavera puede faltar. Esperemos sus frutos juntos ”, asegura.