plantas de exterior resistentes a las heladas

Las plantas de exterior más resistentes a las heladas… e incluso a Filomena

Rocío Rodríguez

Es el eterno problema de cada invierno… ¿qué pasará con mis plantas de exterior después de sufrir heladas? Si están en maceta siempre podemos ponerlas bajo cubierto para evitar que sufran las inclemencias del frío invierno, pero aquellas que están plantadas directamente en el suelo no tienen esa opción. Por eso, en BelAir nos hemos puesto manos a la obra para buscar aquellas plantas y flores que, además de bonitas, resistan a todas las Filomenas que se nos pongan por delante. ¡Vamos a ello!

Lavanda, una de las plantas de exterior más resistentes

Es bonita, huele bien, ahuyenta a los mosquitos, no requiere apenas cuidados y, además, resiste carros y carretas (aguanta sol directo y hasta los -15º). Apta incluso para principiantes en esto de la jardinería, la lavanda se encuentra entre las plantas de exterior resistentes a las heladas más queridas por los plantlovers.

@invitada_perfecta

Florece en los meses de verano, por lo que además también aguanta el calor y requiere de unos mínimos cuidados que te contamos a continuación: debe tener un buen drenaje para evitar que sus raíces se encharquen, sobre todo de cara al invierno, ya que de lo contrario se congelarían. Y es que esta planta no aguanta bien los ambientes muy húmedos, por lo que es conveniente no regarla tampoco en exceso. Si seguimos estos sencillos consejos, ¡tendremos el éxito asegurado!

El pensamiento y su flor característica de invierno

Una planta de exterior muy popular, que seguro estamos cansad@s de ver en rotondas y jardines urbanos, gracias a su variedad de colores y su prolongada floración, ya que soporta muy bien las bajas temperaturas. Sus flores nacen en otoño con la llegada de las temperaturas más frescas y aguantan hasta bien entrada la primavera. Conforme vayan secándose es conveniente podarlas para favorecer una nueva floración.

Ya que se plantan en el jardín o el balcón, en invierno (a menos que este sea seco) apenas va a hacer falta regarlas, porque se nutrirá del agua de lluvia de estas épocas del año. Todo dependerá del sustrato, si está seco deberemos regarlas cada dos semanas aproximadamente. Si las plantamos en maceta, en invierno debe exponerse al sol directo y en primavera y verano es mejor no dejarlas al sol directo, ya que pueden marchitarse.

Ciclamen o violeta persa

Una auténtica delicia para la vista. Así es como calificamos desde BelAir a esta preciosa planta y a sus flores, que presentan una amplia gama de colores que nos deleitarán durante los meses más fríos del año. Porque en verano entra en letargo esperando temperaturas menos cálidas para poder florecer. Requieren una buena humedad de la tierra y sombra o semisombra, sin que llegue a ellas la luz directa del sol.

Tuya o Thuja

En este listado no podía faltar la tuya. Nos consta que, incluso, resiste a inclemencias del tiempo como las que nos ha traído Filomena. Así que es una buena garantía para que podamos afirmar con rotundidad que se trata de una planta de exterior resistente a las heladas y a temperaturas incluso más extremas. Su exposición ideal es a pleno sol, aunque también puede vivir en sombra o semisombra. Prefiere suelos frescos y húmedos (pero no encharcados), por lo que en verano hay que regarlas con mayor frecuencia

Romero rastrero

Quizá leyendo su nombre no nos sea una planta de exterior muy atractiva, pero el romero rastrero no nos va a aportar más que ventajas a nuestro jardín. Es aromática, se puede utilizar como planta colgante y es muy fácil de cuidar, ya que aguanta el frío y también resiste muy bien la sequía una vez se ha aclimatado.

Sus preciosas flores de color morado, que aparecen durante la primavera, son otro aliciente para elegir esta planta en nuestro jardín o balcón. Además, ahuyenta a las plagas, por lo que es incluso recomendable tenerlo cerca de otras plantas para evitar que estas se vean afectadas por ellas.

Dentro de sus cuidados hay que tener en cuenta que prefiere sitios soleados, por lo que aguanta bien el sol y el calor, no requiere mucho riego (es sensible al exceso de agua) y soporta bien el frío y las heladas de hasta los -7º C.