Beatriz Luengo: “Estrenamos videoclip de Ojos de Mandela con Alejandro Sanz basado en la idea de El Principito”

Andrea Alonso


Compositora, cantante, autora, actriz, bailarina y empresaria española. Beatriz Luengo sirve para un roto y para un descosido. La madrileña, afincada en Miami, ha hecho para BelAir un repaso por su vida profesional y más personal y nos ha desvelado algunas sorpresas. ¿Preparados para saber qué es lo nuevo que nos trae esta artista tan polifacética?

Beatriz Luengo ha cogido el teléfono para contarnos quién es y qué es lo que quiere contarle al mundo. Qué legado le gustaría dejar, en qué cree y por qué lucha día a día. Pero para saber esto, antes hay que conocerla mejor, ¿Cómo es Beatriz personalmente?

“Me considero una mujer con la misma ilusión que el primer día que emprendí cualquier cosa en mi vida. Desde mi relación de amor, hasta mi maternidad o mi trabajo. Mi don es mantener muy viva la llama de las cosas desde el principio, de las cosas que me importan, de la gente que quiero. Eso me mantiene muy motivada siempre. Soy muy fiel a mis principios”.

Su trabajo refleja esfuerzo y constancia. Una de las frases más significativas de Beatriz es que “para evolucionar hay que hacer de un hilo un jersey de lana”, por ello, en el ámbito profesional se define como una persona en constante evolución, que encuentra la motivación de sus metas a partir de lo nuevo que tiene para experimentar, de caminar por donde no ha caminado y de no repetir patrones por los que ya pasó. Además, recalca que trata de “no convertir nunca su profesión en una rutina”.

BeatrizLuengo_Concierto.jpg
Facebook Beatriz Luengo

Si miramos hacia atrás, vemos superación, baches en el camino y, sobre todo, aprendizaje. Para conocerla más de cerca, la cantante nos ha hecho un viaje por su pasado musical.

El primer disco de Beatriz Luengo: Mi Generación

Fue su primer disco en 2005. “Yo pensé que iba a ser el primero y el último, porque fue una etapa en mi vida en la que tenía muy poca seguridad. Increíblemente fue la etapa en la que más éxito tuve, porque venía de vender 1,5 millones de discos, pero el éxito y la seguridad no siempre van de la mano”, cuenta entre risas.

BL

En 2006 sacó BL, un disco editado solo en Francia. “Cogí los mejores temas de Mi Generación, añadí algunos en francés y puse featurings; fue el disco físico que más vendió. Es un trabajo muy importante para mí, porque fue el álbum que me dio la seguridad. Verme en Francia número 1 cantando en español, con una puerta abierta para toda Europa… después de ese disco sentí que tenía carrera y que esto era lo mío”, nos dice emocionada.

Carrousel

Dos años después llegó con Carrousel para volver a alcanzar el éxito. “Fuimos a Nueva York a trabajar con Andrés Levin y fue una de las etapas más bonitas de mi vida. Además, hice el trabajo creativo de la mano de Eugenio Recuenco. Eso fue impresionante. Aunque en España, las cosas me iban diferente a cómo me iban en el resto de Europa. Yo tenía un dolor por lo que estaba viviendo, me estaba sintiendo juzgada de una manera muy fuerte. Por eso, este disco tiene mucho dolor como compositora. Todo era una necesidad de decirle al público que siempre anhelé, que era el de mi país: necesito hablarte y que me escuches. Que no sean en vano mis palabras, por lo menos que logres entender dónde estoy y quién soy”, nos cuenta melancólica.

“Ahora, si un artista firma en EE.UU. es titular. A mí me firmó Sony hace unos ocho años y nadie se hizo eco en España. Y fue muy importante, porque no había españoles firmados allí con Sony. Yo fui la primera”

Bela y sus Moskitas Muertas

El año 2011 fue muy importante en la carrera de Beatriz. Bela y sus Moskitas Muertas fue el disco con el que aterrizó en EE.UU. “Me firmaron en Sony con una propuesta ‘do it yourself’, hecho prácticamente sola con Yotuel. Ahora, si un artista firma en EEUU es titular. A mí me firmó Sony hace unos ocho años y nadie se hizo eco en España. Y fue muy importante, porque no había españoles firmados allí con Sony. Yo fui la primera. Era casi un milagro llegar a una compañía tan importante y que se fijara”, asegura Beatriz Luengo.

La cantante nos cuenta que Bela fue el disco en el que decidió divertirse y reivindicar a la mujer bajo sonidos reggae, donde dice que le apetecía mucho trabajar para sacar su lado más bailongo. “En el reggae encontré una melodía cool para grabar. Lo grabamos en Jamaica con los músicos de Bob Marley”, añadía feliz. Además, fue el disco con el que nominaron a la española al Grammy Latino en la categoría de Mejor Álbum en Solitario.

Cuerpo y Alma

Hace dos años, en 2018, nació Cuerpo y Alma, su último disco. Emocionada, explica que antes de este lanzamiento se dedicó a componer para otros artistas como Daddy Yankee, Ozuna, Wisin, Ricky Martin, Jennifer López, Shakira, Diego Torres, Rubén Blades, “todos los artistas que nunca hubiese imaginado”, comenta.

Cuando se vio trabajando en sesiones para artistas urbanos se dio cuenta de que se sentía muy cómoda. “Me encontré decidiendo si era más de Cuerpo o de Alma, pero en realidad era de los dos”, explica Luengo.

Cuerpo es el empoderamiento, la actitud; la mujer que se levanta por las mañanas y se pinta los labios rojos y piensa, voy a comerme el mundo. Alma es mi dolor, la chica que se siente muy pequeña cuando se va a la cama. Entonces, un día dije: Soy las dos personas y no quiero tener que decidirme por una u otra. Necesito ser la que se levanta por las mañanas pensado que hoy voy a comerme el mundo y la que se da cuenta de que tiene sus heridas y tiene que curarlas”, expone.

Así nació este álbum doble. Su álbum como compositora en firme. “Es el disco más importante de mi carrera hasta ahora. Hace meses me dieron la placa por 100 millones de streams, hemos sido doble platino en España, platino en México, oro en Colombia, Argentina, Chile…”, nos cuenta entusiasmada.

Beatriz_Luengo_Estudio.png
Instagram Beatriz Luengo

La composición para Beatriz Luengo

Componer tus propias canciones y componer para otros debe de ser una tarea muy diferente. ¿Cómo es el proceso de composición cuando te sientas con otro artista?

“Cuando compongo para otros me siento un sastre: me siento, escucho, analizo lo que el artista me cuenta y en casa trabajo una búsqueda de por dónde ha pasado ese artista, su melodía natural, los ritmos que siento que le quedan bien. Analizo los puntos de vista desde los que hablan, porque yo veo a los artistas como actores en una película”, comenta Beatriz.

Para ella, una canción no vale para cualquiera. “No compongo una canción y le puede servir igual a uno que a otro. Yo hago un trabajo personalizado”, explica. Cuando compone para alguien se sienta con él y hablan durante horas, lo analiza como si fuese una psicóloga. Intenta conocerlos en ambientes fuera de un estudio; con su familia, con sus amigos, con sus hijos…

View this post on Instagram

Feliz de volver a ser parte de tu carrera @ricky_martin 🙏🏻❤️ escuchen el tema nuevo QUIÉREME que compusimos @yotuelorishas y yo con la producción de @raulrefree y featuring @elcigalaoficial Una de las letras más bonitas que he escrito. Siempre me preguntan como es el proceso de crear para otros así que os voy a contar esta historia. Habíamos estado compartiendo una hermosa conversación con Ricky sobre las obras de @jwanyosef y su manera de crear sus cuadros. Ricky me dijo: su colección se basa en construir algo y después destruirlo, el resultado es la obra en sí. Esto es una canción Ricky! Le dije mientras cenábamos. Así que a las 5 de la mañana me despiertan las musas en plena noche de LA con unos versos acompañados de la idea de que las relaciones se construyen a partir de la energía de entender que el amor es crear y destruir, en todo ese proceso de destruir y dejar atrás lo que no suma y amarlo como parte del proceso se basa (para mi) la salud del amor, porque nada es perfecto hasta que lo imperfecto se vuelve perfecto también. Así que con ilusión os comparto la letra desde las notas de mi teléfono donde la saqué ese primer día de madrugada apenas con los ojos cerrados. …………………………………………………………. Quiéreme en la lujuria y en el rosario De vez en cuando y a diario Seré tu lienzo y tu pintura Serás mi calma y mi locura Seré y serás lo que no se puede borrar En mi piel huella digital que no disuelve el agua. Quiéreme en las ruinas y en los Palacios Bajo la tierra, en el espacio En luz de foco y en penumbra En barro y oro que deslumbra Seré y serás lo que no se puede comprar En mi piel huella digital que no disuelve el agua. Quiéreme con todo o no me quieras nada ❤️

A post shared by Beatriz Luengo (@beatrizluengo) on

Por otro lado, hace años que escribe sus propias letras. Pero, ¿cómo es sentarse a escribir sus temas? Últimamente, dice que escribe después de leer poesía. “La lectura me abre un canal donde me pongo a pensar. A veces estoy leyendo a Dulce María Loynaz o a Rupi Kaur y tengo que parar porque del sentimiento que me dejó su lectura, mi mente empieza a caminar a otro lugar. Creo una fotografía imaginaria de algo diferente que me traslada a escribir otra historia. La poesía me inspira mucho en este momento”, concluye.

La música como reivindicación

Hace poco menos de un mes se lanzó Ámame como soy yo, una canción junto a Orishas y Ara Malikian, que llega prácticamente de la mano de las protestas por la muerte de George Floyd. ¿Qué significado se buscó en la composición?

Ámame como soy yo es una canción reivindicativa social que viene cargada de una historia muy complicada pero muy real. La idea surge porque Orishas, la banda más importante de Cuba, está prohibida allí desde hace 20 años. Esto es un caso único en el mundo. Yotuel, -líder de Orishas y marido de la cantante-, empezó a decir libremente todo lo que está pasando en Cuba. Ellos están vetados y, por eso, agarramos una canción de Silvio Rodríguez que se llama Ojalá e hicimos una actualización en 2020 a la que llamamos Ojalá Pase, nos cuenta Beatriz Luengo.

Pedimos permiso a Silvio, compramos la licencia de uso y la sacamos en todas las plataformas. Silvio se enfadó y el Gobierno de Cuba a través de sus medios de comunicación titularon un día “Orishas terroristas musicales”. Esto nos dañó mucho”, explica apenada.

La compositora nos cuenta que la guerra de Silvio les llevó a “una denuncia que está en el juzgado, ya que la canción nos la quitaron de todas las plataformas.” Sigue explicándonos que “históricamente hay dos cantautores en Cuba que son enemigos abiertamente: Silvio Rodríguez y Pablo Milanés. Por esto, nosotros decidimos contestar a esta censura de Silvio con Pablo Milanés”.

El estribillo de Ámame como soy yo es el estribillo de la canción más importante de Milanés, por lo que decidieron reconvertir ese mensaje a un canto llevado a lo que estamos viviendo hoy en día y a lo que está viviendo Orishas en Cuba. “Es la necesidad de gritar ámame como soy. No soy menos cubano por decir que en Cuba las cosas que están pasando no me gustan para mi pueblo. Están haciendo añicos el arte porque no dejan lugar a los artistas, ni a los periodistas ni a los vloggeros a dar su opinión porque van presos”, termina diciendo.

Censura en redes

Hablando de la censura, hemos querido saber qué opina Beatriz, ya que hace unos meses también fue víctima del veto en Instagram con una fotografía junto a su pareja, Yotuel.

La cantante opina que hay que limitar y detectar los abusos. “Entiendo que si te denuncian una foto, puedan quitarla hasta haberla revisado, porque hay que quitar rápido lo que puede afectar a alguien. Pero lo que no puede ser es lo que nos pasó a nosotros, que por subir una foto donde no se nos veía nada más que piel, no solo quitaron la foto, cerraron la cuenta a Yotuel”, explica Luengo.

“No incumplíamos nada, de hecho, Instagram nos pidió perdón gracias a que se hizo eco de ello mucha gente y era una cuenta verificada. Pero ¿si no hubiese sido una cuenta verificada y le hubiese pasado a una chica con su novio, con 1000 seguidores, que a lo mejor le ha costado mucho tener esos seguidores y le cierran la cuenta… ¿qué herramientas tiene esa pobre persona de recuperar su cuenta? Tiene que haber más rigor a la hora de controlar estas cosas”, dice preocupada.

Por otro lado, afirma que “gracias a las redes ahora todo está encima de la mesa. Las redes nos hacen despertar, son una apertura al mundo. Lo que te contaron que era así, ahora puedes verlo con tus propios ojos”.

“En la música por ejemplo, que las canciones dejen de hablar de machismo no lo va a cambiar un artista, ni una discográfica; lo van a cambiar las redes. Yo, a día de hoy, voy a una sesión y se dice: Esto no podemos decirlo porque las redes se nos van a echar encima. Las redes son el miedo para limitar cosas. Creo que son una herramienta muy importante para detectar”, explica.

Además, hace especial hincapié en que con las redes hay que hacer lo que se ha hecho con el mundo: “ponerle puertas al campo”. Con leyes, detectando lo que no está bien. “Las RRSS son una buena herramienta, ahora lo que hay que hacer es dar la importancia que tienen las cosas y que si una persona te hace un comentario dañino se pueda denunciar”, afirma Besatriz Luengo.

“Al que hace bullying de manera sistemática, no solo deberían cerrarle la cuenta, deberían obligar a poner su DNI cuando se diese de alta en una red y que esa persona por agresor no pueda volver a abrirse una red social”

Por si no fuese poco, nos cuenta que hace pocos días le vetaron una publicación de la portada de su libro. “Me lo denunciaron por pornografía porque a la chica se le veía un pezón. ¿Hola? Y todavía no he podido recuperar el post. Ni siquiera se le veía el pezón y era una ilustración. Es arte… ¿Vetamos un pezón porque incita a la sexualidad, pero no vetamos un culo haciendo twerking? ¿Cuál es el patrón entonces?”, concluye.

El despertar de las musas

El despertar de las musas es el primer libro de Beatriz, en el que habla sobre once mujeres y un hombre que han sufrido machismo o han estado a la sombra de un hombre y no se les ha dado el valor que merecían por sus propios méritos. Más allá de un libro… ¿qué es El despertar de las musas?

El_Despertar_de_las_musas.png
Fotografía de @cityofstarlightbooks

“Es una reflexión. Dónde estamos en el año 2020 con el tema de la discriminación por género. De dónde venimos y qué nos queda. A nivel personal, para mí era una necesidad de reflexionar y darme respuestas que no tenía, como por ejemplo, por qué pensando en música clásica no encontraba ninguna artista mujer. Evidentemente el porqué es el machismo, sí, ¿pero de dónde viene?”, se pregunta.

“Hemos tenido que luchar nuestro sitio desde cero. Las universidades no estaban permitidas para la mujer hasta el siglo pasado. Para mí era importante establecer fechas, lugares y momentos”, afirma. Beatriz Luengo nos cuenta que uno de los motivos principales de esta búsqueda era “poder responder cuando nos cuestionan si nuestra lucha merece la pena, teniendo argumentos dentro de una evolución. Que no nos quedemos con la lucha del pelo en la axila. Eso no es la lucha”, dice con rotundidad.

“La lucha tiene que ver con las nueve millones de niñas al año a las que obligan a casarse. Tiene que ver con que todavía no accedemos a puestos de trabajo importantes en las empresas”, explica.

Beatriz nos da información adicional al libro: “Esto no lo puse porque me llegó la aprobación legal del uso de estos datos cuando el libro ya estaba en fabricación. En España, a día de hoy, la mujer supera al hombre en finalización de estudios universitarios y, sin embargo, al acceder al mercado laboral estamos en un 80% hombres – 20% mujeres”, dice.

En la música, comenta, “si entras en lista de los artistas más vendidos, te vas a encontrar que un 90% son hombres. Me hace gracia cuando dicen “las mujeres han venido para quedarse”, sí, de titular es muy bonito, pero no es la realidad en base a estos datos reales que te estoy contando”, explica Beatriz Luengo.

La escritora está feliz porque El despertar de las musas ha sido todo un éxito y se ha convertido en uno de los 20 libros más vendidos de 2020.

Además, trabajó de la mano de Marta Waterme, una ilustradora con la que Beatriz está encantada de trabajar, y que también ilustró su último disco, Cuerpo y Alma. Así nos cuenta el proceso de creación: “Yo iba haciendo los capítulos y se los iba mandando a Marta para que hiciese las ilustraciones. Entonces, las ilustraciones de las musas salieron a partir de los textos. También hay muchas ilustraciones que me envió ya hechas y yo las fui acomodando porque sentía que el libro tenía demasiado texto para tan poca ilustración”, dice ilusionada.

Mutilación genital – Capítulo Waris Dirie

“Este capítulo es muy duro para mí. Hay 150 millones de mujeres mutiladas genitalmente. Cuando le pregunto a alguien cuántas mujeres cree que hay mutiladas en el mundo, las respuestas siempre son: 200 mil, 300 mil, 500 mil, etc. y cuando le digo 150 millones, no se lo puede creer. En los próximos diez años habrá 30 millones de niñas mutiladas genitalmente. Mientras hemos hablado tú y yo, cada tres minutos han mutilado a una niña”, nos cuenta Beatriz Luengo.

“Les han cortado el clítoris con una navaja o con una cuchilla. Es una realidad y casi no se habla de esto. Esto es la punta del iceberg de nuestra lucha, es el hecho más aberrante que puedes vivir por el hecho de ser mujer. Y, por supuesto, el maltrato en general. Pero eso tiene más voz y un sistema protector. Tiene un teléfono. La mutilación no”, explica desolada.

Lucha por la igualdad

Beatriz nos cuenta que su preocupación respecto a la igualdad de género es que nos convirtamos en el hombre de hace 50 años, pero trasladado a la mujer de ahora. Invirtiendo roles. “Esto no es cuestión de superioridad, es igualdad. Respeto mutuo. Ahora estamos en una buena situación porque estamos siendo escuchadas. Por eso, hagamos buen uso de nuestra igualdad y luchemos porque se nos escuchen nuestras capacidades sin convertirnos en ningún caso en ser opresoras”, explica abiertamente.

“La reivindicación debe ser intelectual, desde las palabras y a nivel derechos humanos. Para que el mensaje sea escuchado, tiene que ser desde el respeto y la palabra. ¿Para qué ir a la agresión? ¿Para qué enjuiciar a los demás sobre quién es feminista y quién no? Si tú sientes que las mujeres y los hombres son iguales en tu corazón, tienes derecho a decir que eres feminista porque crees en la igualdad, ahora, que cada uno lo reivindique a su manera en el sentido positivo y con argumentos. Así es cómo van a cambiar las cosas”, explicaba con rotundidad.

De esta forma, dice la autora que todo el mundo se va a unir a nuestra causa, “porque tu padre tiene una hija, tu hermano una hermana y tu chico una novia y mañana tendrá una hija. Evidentemente, cuando tú les digas a los hombres de tu vida “¿tú sabes que a pesar de que acabamos más mujeres la carrera, tenemos un 20 sobre 80 de posibilidades de entrar en un puesto de trabajo? ¿Tú crees que tu novio no va a querer ser feminista? ¿No le va a dar rabia tu lucha? Claro que sí. La frase de, ‘yo no soy feminista, yo creo en la igualdad’, no es verdad. Porque feminismo es igualdad, pero no lo estamos explicando bien. A veces se confunde feminismo con hembrismo”, termina por exponer.

El día a día de Beatriz Luengo

BeatrizLuengo.png
Instagram Beatriz Luengo

Beatriz Luengo es amante del baile y del deporte. Precisamente por eso tiene una escuela de danza y su propio gimnasio en Madrid. La cantante se preocupa mucho por su cuerpo y más después de haber sido mamá.

Cuidado físico y alimentación

En confianza, nos cuenta que para ella cuidarse por fuera es cuidarse por dentro y que hacer deporte le ayuda a centrarse en el trabajo y empezar el día con energía. Además, desde hace tres meses es ‘pescetarian. “Así es como en Miami se denomina a la gente que es vegetariana pero que come pescado”, nos explica.

“Lo tomo en bajas dosis una vez a la semana por amor al shushi. No como nada de carne, lo hago por mi sensibilidad con los animales. Me siento muy bien y lo noto mucho en mi energía. He encontrado un universo en los vegetales, me hago hamburguesas de coliflor, por ejemplo. Cosas que antes no conocía y que ahora me encantan”, dice entre risas.

Respecto al cuidado físico, dedica normalmente 30 minutos a hacer cinta, 15 a abdominales o cinta elástica en piernas y brazos y los últimos 15 a la relajación con ejercicios de yoga. Además, una vez a la semana hace una hora de clase de yoga por videollamada con una profesora. Normalmente lo practica por la mañana temprano y ese día no hace ejercicio de rutinas.

Estilo Beatriz Luengo

Cuando le preguntamos a Beatriz Luengo cómo define su estilo, se toma unos minutos para pensarlo: “Me decanto por el rollo urban, con ropa colorida porque me gusta vestir con muchos colores. Además, a diario me encanta ir en chándal porque lo arrastro desde el baile y me gusta ir cómoda. En UPA se reían y me llamaban la niña del chándal. Lo bueno es que ahora es cool porque está de moda”, nos cuenta entre risas. “A veces también me gusta ir muy femenina y me pongo cosas ajustadas y un buen taconazo, me gusta arreglarme”, añade.

Beatriz_Deportiva.jpg
Facebook Beatriz Luengo

En el vestidor de la artista no pueden faltar los petos de todo tipo: anchos, ajustados, jeans… Además, nos ha desvelado el secreto de esta pieza: “Una vez un estilista me dijo: tú eres pequeñita, todo lo que te corte en dos piezas te hace más bajita, lo que sea una única pieza te hace más alta. Desde ahí, amiga, palabra santa”.

Beatriz Luengo es todo naturalidad y nos lo ha hecho saber. Tenemos la imagen de que muchos personajes conocidos derrochan dinero en cosas que realmente pueden no ser tan necesarias. En su caso no es así. “Yo soy muy medida con las cosas que siento que no son necesarias. El dinero que gano lo invierto, pero no me gusta gastarlo en cosas que siento que van a perder valor según entran en mi armario”, dice.

Por este motivo, la mejor solución para la cantante es trabajar con estilistas a la hora de hacer promos, fotos o conciertos. “Los estilistas son una buena solución porque me quitan el tiempo de tener que buscarlo y me encuentran cosas monísimas. Me las pongo y con las mismas se las devuelvo y no gasto en cosas que no voy a reutilizar”, argumenta.

Un producto de belleza que no puede faltar

El labial rojo. “Te voy a contar una anécdota”, decía riéndose mientras recordaba ese momento. “Fui a hacerme una limpieza de cara y fui con toda la cara lavada, las gafas de sol, el moño y los labios rojos. Y cuando llegué, la chica que me hacía la limpieza me dice: ¿me explicas los labios rojos? Y le contesté: “hija es que, si no, me veo así como palidilla” y nos reíamos”. Beatriz Luengo dice que los labios rojos son el punto de ir arreglada: “Puedo ir con una crema hidratante y un poco de rímel, pero siempre los labios rojos. Antes era algo de lo que la gente no se daba cuenta y ahora desde el famoso creyón rojo, pues todo el mundo me lo dice”.

Proyectos de futuro

A pesar de que prefiere no adelantar mucho sobre sus próximos proyectos, Beatriz nos ha desvelado algunas sorpresas.

“A corto plazo viene música. En Julio vuelo a España para grabar un videoclip y estoy súper ilusionada”, nos adelanta en primicia. La intérprete del pegadizo Caprichosa, nos cuenta que está trabajando en un disco, pero lo que viene próximamente es un single.

Ahora está centrada en los featuring urbanos porque, “en Cuerpo y Alma tuve mucha colaboración en Alma, así que vengo con mucho urbano, que no lo he trabajado tanto antes. Después de la cuarentena me ha dado por pensar que el mundo se acaba y lo que podemos hacer desde el arte es transmitir cosas positivas, cosas importantes y reivindicativas que nos den que pensar. Pero, sobre todo, hacer feliz a la gente. Es lo que ahora mismo más me apetece”.

Además de este aire urbano que viene a traernos dentro de muy poco, nos cuenta una sorpresa que nos hace especial ilusión. “Es en el primer medio que hablo de esto. Estos días sacamos el videoclip con Alejandro Sanz de Ojos de Mandela, -canción recogida en el álbum Cuerpo y Alma-. El director dice que es precioso, nosotros, tanto Alejandro como yo, no hemos visto nada aún. Nos hemos grabado unas imágenes desde casa y el director las ha metido en un concepto espectacular”, nos cuenta emocionada.

Beatriz Luengo y Alejandro Sanz
Instagram Beatriz Luengo

El videoclip parte de la idea “lo esencial es invisible a los ojos” de El Principito. La historia se forma con una serie de situaciones contadas a través de una televisión de los años 90 en una habitación donde van pasando imágenes de ambos artistas. Esa habitación está llena de palomas blancas y, al final, las aves sobrevuelan las grandes ciudades.

“La metáfora de la historia es que entre esas palomas y las imágenes de la televisión reflejamos imágenes de racismo, lucha de la mutilación genital… y de muchas cosas que dan la sensación de liberarnos nosotros ahora que hemos estado encerrados. De liberar tabús y de liberar a las personas de estereotipos. Es muy bonito. Tiene muy buena pinta”, comenta Luengo.

Según nos revela la artista madrileña, el videoclip se publicará en el canal de Alejandro Sanz. Por el momento, os dejamos la canción que dentro de poco se apoyará en imágenes de ambos artistas. ¡¡Lo estamos deseando!!