Cinco mujeres que cambiaron la historia del diseño, la arquitectura y la decoración

Rocío Rodríguez

Comenzamos nuestro homenaje a mujeres destacadas del mundo de la belleza, el ocio, la moda y, por supuesto, la decoración con estos cinco nombres escritos con letras de oro en la memoria del diseño y la arquitectura. Cinco féminas que lucharon contra viento y marea para hacerse un hueco en profesiones ocupadas históricamente por hombres, pero que demostraron que ellas también tienen mucho que decir en este sector, aunque sus obras, a veces, hayan pasado desapercibidas.

Matilde Ucelay (1912-2008)

View this post on Instagram

Hoy recordamos a Matilde Ucelay Maortúa, la primera mujer licenciada en Arquitectura de España. 👉Excelente estudiante, además de pianista, Matilde fue una de las primeras mujeres en ingresar a la Escuela de Arquitectura. Debido a su talento e inteligencia, logró cursar dos años de la carrera en uno solo, convirtiéndose así en la primera mujer licenciada en Arquitectura de España. Corría el año 1936. Cuando estalló la guerra, Matilde se trasladó con su familia a Valencia, donde residió hasta el final del conflicto bélico. Al volver a Madrid, su apoyo a la República le costó la inhabilitación profesional durante cinco años. En este periodo Ucelay diseñó algunos proyectos que salieron adelante bajo la firma de su amigo y arquitecto Aurelio Botella. Finalmente, en 1946, Matilde recibió oficialmente su título de arquitecta. Ucelay se especializó en proyectos residenciales, como la Casa Oswald de Puerta de Hierro, la casa Bernstein (derribada) y Weissenberg, aunque también construyó locales comerciales, como la librería Turner (actual Pasajes) o industriales como las oficinas Driver-Harris Ibérica. ℹ️ Si queréis saber un poco más sobre la vida y los proyectos de Matilde Ucelay Maortúa, en este link encontraréis más información: http://www.comunidad.madrid/cultura/patrimonio-cultural/arquitectos-madrid-matilde-ucelay-maortua . . #Madrid #historia #historiademadrid #historiamadrid #patrimoniomadrid #patrimonio #archivosmadrid#demadridalcielo #descubremadrid #madridcity #madrid_monumental #madridgram #descubremadrid #comunidaddemadrid #arte #historiadelarte #madridspain #arquitectura #arquitecturamadrid #arquitectos #arquitectosmadrid #arquitecta #mujereshistoricas #matildeucelay

A post shared by Patrimonio y Archivos Madrid (@patrimoniocm) on

La primera mujer española en lograr el título de Arquitectura. Su presencia en la universidad obligó a sus dirigentes a acondicionar un aseo femenino para ella. Un ejemplo a seguir por su tenacidad y su brillantez en este campo, que la llevaron a acabar la carrera un año antes de lo previsto: consiguió graduarse con tan solo 25 años, justo antes de que estallara la Guerra Civil de 1936, aunque su título no le fue expedido hasta el año 1946, fecha a partir de la cual consiguió firmar sus obras. Hasta entonces había logrado sobrevivir porque otros compañeros de profesión firmaban sus proyectos para que pudiera seguir trabajando.

Desde muy pequeña tenía clara su vocación. De hecho, cuando era niña ya estaba convencida de que podía ayudar a mejorar el mundo desde el punto de vista de la arquitectura. Por eso, sus diseños se caracterizan por la abundancia de detalles y por estar ligados a la persona y al entorno. Realizó muchas viviendas unifamiliares y en algunas de ellas colaboró con el paisajista Couchepin. Casi al final de su vida, en 2006, recibió el Premio Nacional de Arquitectura por toda su trayectoria.

Ray Eames (1912-1988)

Junto a su marido Charles, es considerada la pionera del diseño de muebles modernos. Esta artista estadounidense tuvo que luchar contra la sociedad machista de la época y una educación familiar ultraprotectora, ya que su hermana murió a los tres meses de nacer ella, para hacerse un hueco en el mundo del arte y la decoración. Pero gracias a su tenacidad logró desarrollar su gran talento y creatividad, que complementaron los de Charles para conformar un tándem que revolucionó por completo el sector.

Su producción es mucho más extensa, aunque son sus sillas Eames las que han pasado a ser archiconocidas en todo el mundo, ya que han revolucionado la decoración del hogar gracias a sus colores y sus formas orgánicas. Hoy están más de moda que nunca.

Como dato curioso, cabe mencionar que el matrimonio diseñó y fabricó las férulas ergonómicas para los heridos del ejército norteamericano, lo que les dio acceso a materiales y sistemas de unión para el desarrollo de sus creaciones, en las que siempre buscaron el equilibrio entre la perfección técnica y formal, entre la estética y la ergonomía. Ray nunca recibió el reconocimiento que merecía, ya que siempre estuvo a la sombra de su esposo, pero la historia reciente ya le ha hecho un hueco entre las artistas mejor valoradas de la historia.

Lilly Reich (1885-1947)

Al igual que el de Ray Eames, su nombre también estuvo siempre a la sombra del de su compañero, Mies van der Rohe, aunque la trayectoria de esta alemana es digna de mención por separado, ya que es considerada una de las impulsoras del diseño moderno en el siglo XX. Comenzó su carrera como diseñadora de ropa, aunque su interés por los diferentes materiales hizo que en 1914, con tan solo 29 años, pusiera en marcha su propio estudio de diseño de interiores, artes decorativas y moda.

Poco después, en 1920, el reconocimiento por su trabajo la llevó a convertirse en la primera mujer elegida como miembro del Consejo de Dirección de la Deutcher Werkbund, asociación precursora de la Bauhaus, de la que también fue profesora. Fue coautora junto a Mies van der Rohe de obras tan importantes como el Pabellón Alemán de Barcelona y su mobiliario (a destacar en él la silla Barcelona, de su autoría), las casas Tugendhat y Lange o el bloque de apartamentos de estructura lineal de la exposición de arquitectura alemana en Berlín en 1931.

View this post on Instagram

#lillireich

A post shared by Lifestyle Choices (@ourlifestylechoices) on

Después de la Segunda Guerra Mundial volvió a abrir su estudio, donde desarrolló las lámparas de neón para Siemens en 1946 o el diseño del mobiliario para Edith Greenogh.

Charlotte Perriand (1903-1999)

Esta diseñadora francesa es la responsable del interiorismo de los edificios de Le Corbusier. No en vano, su creatividad a la hora de diseñar el mobiliario de estos proyectos, desarrollado a través de ideas que extraía de los sectores del automóvil y la aeronáutica, elevaron el nombre del reconocido arquitecto a otra dimensión, ya que dotó de humanidad su trabajo racional.

De hecho, tres de los diseños de sillas más emblemáticos de Le Corbusier, el B301, B306 y el Comfort LC2 Grand, son de su autoría. Pero no fue el único autor de renombre con el que colaboró. También lo hizo con otros de la talla de Niemeyer, Lucio Costa o Candilis. Fue miembro fundador de la UAM (Union des Artistes Modernes).

Su objetivo era desarrollar un mobiliario funcional y atractivo para las masas, por eso también dejó huella en este sector, convirtiéndose en la impulsora de la arquitectura interior tal y como hoy la conocemos.

María Montessori (1870-1952)

Además de una férrea activista en defensa de los derechos de las mujeres y los niños, María Montessori fue la primera mujer en obtener el título de Medicina en Italia. Un área que, junto a sus conocimientos en biología, filosofía o psicología, le permitió crear una metodología basada en el desarrollo infantil que hoy continúa más vigente que nunca en nuestra sociedad.

Hablamos del Método Montessori, cuya base es la experimentación, que ha llegado hasta el mundo de la decoración con muebles destinados a ayudar al desarrollo de los niños, ya que atienden a sus necesidades específicas y fomentan su autonomía con el entorno. Por eso, la habitación de los más pequeños debe tener mobiliario adaptado a su tamaño, que pueda ir transformándose conforme vayan creciendo, que les permita tener todas sus cosas al alcance de su mano para que puedan disponer de ellas siempre que lo requieran o necesiten. De esta forma se crea un espacio más cómodo para ellos, más accesible y que les permite moverse por él con total libertad.

Suya es la frase: “El niño, con su enorme potencial físico e intelectual, es un milagro frente a nosotros. Este hecho debe ser transmitido a todos los padres, educadores y personas interesadas en niños, porque la educación desde el comienzo de la vida podría cambiar verdaderamente el presente y futuro de la sociedad”, por lo que es una metodología muy a tener en cuenta a la hora de potenciar el desarrollo de los más pequeños.